El Cádiz no pudo remontar ante el Athletic «B»

No pudo ser. El Cádiz, pese a cuajar un gran partido, no pudo superar al Athletic “B” en el Ramón de Carranza. El conjunto bilbaíno consigue el ascenso a Segunda División en un partido en el que el Submarino Amarillo mereció mejor suerte. Jona Mejía y Salinas fueron los goleadores del envite.

El Cádiz comenzó mandando desde el pitido inicial del colegiado. Los amarillos comenzaron con un juego muy directo y vertical, buscando encerrar a los cachorros en su área. Una de las premisas del encuentro era anotar pronto, para pelear por darle la vuelta al marcador adverso de la ida en San Mamés. Por ello, el Cádiz comenzó a llegar a los dominios de Remiro, con jugadores como Juan Villar o Jona Mejía muy enchufados.

Precisamente fue el delantero hispano-hondureño el que hizo buena la premisa, al superar a Remiro en el minuto 9 de juego. La acción nació en un saque de banda que metió Tomás en el área, para que lo prolongara de cabeza Jon Ander Garrido. Jona Mejía recogió el balón en el área, superando al cancerbero bilbaíno con un remate acrobático. 1-0, con 80 minutos por delante.

Al Cádiz le hacía falta otro gol para igualar la eliminatoria y forzar la prórroga. Por ello, los cadistas continuaron fuertes sobre el terreno de juego, buscando insistentemente el área del Athletic “B”. Los del Cuco Ziganda esperaban agazapados atrás, disponiendo de vez en cuando de algún tímido acercamiento al área de Aulestia.

Los cadistas tuvieron, en el primer período, dos buenas oportunidades para hacer el deseado segundo gol. La primera llegó tras un centro de Sergio Mantecón, que cerca estuvo de introducir en su propia portería Undabarrena, en el intento de despeje. La segunda, más clara aún: un portentoso remate de volea de Juan Villar que fue escupido por el larguero.

El onubense protagonizó, en el tiempo añadido, una de las jugadas más polémicas del encuentro, al caer en el área ante Undabarrena. Sin embargo, el colegiado no señaló la pena máxima. En la contra posterior, Sabin pudo igualar: con todo a favor, su disparo ante Aulestia se marchó fuera.

En el segundo período, el Cádiz continuó en busca de un gol que se resistía a llegar. Navarrete tuvo una de las más claras tras la reanudación, con un remate de cabeza en el área que acabó atajando Remiro. Tan solo tres minutos después, Juan Villar pudo marcar tras un gran servicio del jerezano Hugo Rodríguez a la espalda de la defensa. El onubense superó a Remiro y con todo a favor, su disparo acabó siendo despejado por Iriondo.

Claudio Barragán empezó a mover fichas, en busca de un planteamiento aún más ofensivo. Así, fueron ingresando en el terreno de juego Migue García, Kike Márquez y Airam Cabrera. Sin embargo, el gol no llegó. Y eso que los cadistas hicieron méritos para ellos, como por ejemplo, con un disparo de Villar que volvió a estrellarse con la madera. O con un disparo desde la frontal de Kike Márquez, que no cogió portería.

En el tiempo añadido, con el Cádiz completamente volcado, el Athletic “B” empató con un tanto de Salinas en una acción al contragolpe. Un auténtico jarro de agua fría, con el que se certificaba la continuidad un año más del Submarino Amarillo en Segunda B.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *