Matabuena y Preciado: Dos viejos conocidos


cad_rac_01.jpgPreciado y Matabuena estuvieron ese día. Armando derribóal cántabro, Daudén lo señaló, y Raúl López marcó el empate.

Un futbolista que está dando un gran rendimiento al actual Real Sporting es el centrocampista Sergio Matabuena Delgado (Santander, 12-2-79). Cántabro como su técnico, no es casualidad el dato, pues Manolo Preciado bien que lo conocía cuando recomendó su fichaje este verano. Firmó por dos temporadas, y hasta el momento es un fijo en el doble pivote con el que suele afrontar los encuentros el técnico de Astillero.

74 partidos tiene en Primera división en sus botas el espigado centrocampista. Con planta de mediocentro típico de la división de plata, es quizás esta categoría la que mejor le va a sus condiciones. Es un poco el Bezares del Sporting, aunque sin olvidar que su 1,85 le hace dominar el juego aéreo. Su gran condición física le hace ser un fijo a la hora de oxigenar el juego en la medular. Tiene poca presencia en ataque normalmente, salvo en acciones de estrategia.

spo_matabuena.jpgSin embargo, en un partido contra el Cádiz en la 2005-06 también supo sacar partido a su presencia en el ataque. Fue en el partido contra el Racing, segundo de la 2ª vuelta, de la temporada 2005-06. Con Preciado en el banquillo racinguista, Matabuena formó de inicio con Vitolo en el eje del mediocampo.  En el minuto 66 fue el hombre al que una mala salida de Armando, con resbalón incluido, acabó con un absurdo pero claro derribo del cántabro. Es de esos penaltis que se cometen sin querer, pero que si el delantero es listo, suele acabar en once metros.  Daudén Ibáñez no lo dudó y el ahora en el Almería, el brasileño Melo hacía el 0-1. Manolo Preciado exponía al final  “Desde mi lugar no se ve nada, pero los jugadores han reconocido su existencia y para que Daudén lo pite ha tenido que ser claro». Ocho minutos después, Raúl López, que ejercía de capitán, cumplía otro de sus sueños, el de marcar un gol en Carranza como futbolista de Primera.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *