El Almería «B» es el segundo equipo menos goleado del Grupo IV

 alm_cad_04.jpg
 22 goles encajados del Almería B. Este es uno de ellos, Airam Cabrera en la 1º vuelta hacía el uno a uno con un futboliosta menos por expulsión de Juan Villar.

El Almería B no solo destaca por su gran potencial ofensivo. El equipo que entrena Miguel Rivera también llama la atención en la faceta defensiva. Y es que el conjunto almeriense es el segundo equipo menos goleado del Grupo IV de Segunda B. Los rojiblancos han estado durante toda la temporada entre los equipos que menos goles han concedido en la competición liguera, si bien era el UCAM Murcia el segundo equipo menos goleado de la competición.

El nefasto mes de marzo de los murcianos (que han encajado 10 goles, el 43,47% del total, en sus cuatro partidos este mes) han posibilitado que el Almería B les superara en la clasificación. Un mes de marzo en el que el filial almeriense ha encajado un único gol, colocándose tras esta jornada como el menos goleado del Grupo IV tras el Cádiz. Tras 30 jornadas, el filial rojiblanco ha encajado 22 goles: un promedio de 0,73 goles recibidos por partido.

La mitad de los partidos que el Almería B ha disputado este curso han finalizado con su portería a cero. Una solidez defensiva que ayuda a explicar el buen momento clasificatorio del equipo, tercero a 12 puntos del Cádiz. Solo el San Roque de Lepe, en la cuarta jornada, fue capaz de anotarle tres goles al filial almeriense: la mayor cantidad de goles que ha concedido el próximo rival cadista en la competición liguera. Otros cinco equipos consiguieron marcarle dos goles al Almería B: Balompédica Linense (2-1), Granada B (2-0), Melilla (2-1), Sevilla Atlético (2-0) y El Palo (2-1). Todas ellas, derrotas a domicilio.

Es lejos del Juegos del Mediterráneo donde el Almería B ha mostrado mayor fragilidad defensiva. Así, los almerienses han encajado 18 de sus 22 goles lejos de su afición. Un dato a tener en cuenta de cara a la visita del equipo al Ramón de Carranza esta próxima jornada. Tan solo cuatro equipos consiguieron marcarle al filial rojiblanco en su feudo: el Melilla, El Palo, el Cádiz y el Arroyo. De hecho, el equipo de Miguel Rivera es el menos goleado de la categoría como local.

Gran parte de la culpa de los pocos goles que ha concedido el Almería B esta campaña la tiene el ecuatoriano Gianfranco, que cuenta con el segundo mejor promedio de la competición: 0,69 goles encajados por partido. Ha sido prácticamente indiscutible para Miguel Rivera, pues ha jugado 29 partidos esta campaña. Tan solo estuvo lejos del marco del filial almeriense en el duelo de la séptima jornada ante la Balompédica Linense (derrota almeriense por 2-1) en el que jugó su compañero Yeray.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *