Octavo gol del ocho

cadiz_enrique.jpgEl Cádiz sacó un punto del Alfonso Murube que le permite mantener la tercera plaza, con la misma ventaja sobre el Ceuta que antes de que se disputara la jornada. No es más resultado, analizándolo con frialdad y superando la decepción de que el Ceuta empatara en el tramo final del encuentro. En el primer tiempo el Cádiz lo pasó francamente mal, a merced de un conjunto local que, si bien no ejerció un dominio aplastante, si asustó en los balones parados. La experiencia es un grado y, a pesar de la edad, Manolo Pérez sigue siendo un artista en las jugadas a balón parado. Cada saque de esquina que botaba el catalán, entrañaba peligro. Cada falta centrada al área, era una ocasión manifiesta de gol. La primera media hora fue un asedio constante del Ceuta. Hasta siete saques de esquina tuvieron los ceutíes. Manolo Pérez sirvió en esa media hora dos balones peligrosísimos que a punto estuvieron de ser gol, teniendo que ser sacados en boca de gol por Enrique y Raúl López. Era el tercer encuentro del ex cadista contra el Cádiz (curiosamente, en ninguno de ellos jugó en Carranza) y puede decir que es el primer jugador del Grupo IV que no sabe lo que es perder contra los amarillos. El Cádiz jugó en este intervalo sin ideas, sin inquietar, acusando en exceso la ausencia de veteranía en el centro del campo y defendiéndose como podía de los centros de Manolo Pérez. Hasta que, en una jugada aislada, llegó el gol. Fue en el primer saque de esquina que tuvo a su favor: tremenda la efectividad cadista, en el primer corner marcó, mientras que el Ceuta en siete intentos no pudo hacerlo. Lo sacó Juanse Pegalajar (muy desapercibido en todo el encuentro, el primero que jugaba entero este año) y Enrique, solo en el segundo palo remató de cabeza a placer.El extremeño se encuentra en un gran estado de forma. Ha marcado tres goles en los últimos cuatro encuentros (Estepona, Betis B y Ceuta han sido sus víctimas), ha dado una asistencia (el segundo gol del Cádiz contra el Estepona) y ha provocado un penalti (contra el Poli Ejido, el único encuentro en el que no pudo ver puerta) Un currículum reciente impresionante, que evidencia una vez más la importancia que tiene Enrique en este equipo. Las estadísticas no mienten y, mirando su aportación reciente, uno termina de darse cuenta del rol que tiene el extremeño en el Cádiz. Este gol, además, lo sitúa como máximo artillero del Cádiz esta temporada, rompiendo así el triple empate en la pugna por ser el Pichichi del equipo, pues estaban empatados a goles Enrique, Pachón y Aarón Bueno. Es el octavo gol del extremo cadista en Liga (al que habría que añadir uno anotado en Parla en Copa del Rey), que iguala el registro goleador de la pasada temporada. Supera a Pachón, al que le costó empezar a ver puerta con el Cádiz y cuyo rendimiento no puede ser todo lo alto que se quisiera (la edad muchas veces no perdona). Supera también a Aarón Bueno, que tuvo un inicio fulgurante pero que ha perdido su peso en el equipo con la misma velocidad con la que lo ganó.Como el año pasado, da la sensación de que, aunque un compañero sobresalga más que el resto, o que durante un número concreto de partidos tenga mayor protagonismo, al final, Enrique siempre está ahí. Está ahí para empujarla, para dar el último pase, para desquiciar a la defensa rival. El único pero que tal vez se le pueda achacar al Enrique es tener treinta y tres añosGracias al gol de Enrique, el Cádiz logró ponerse por delante en el marcador. Pudo ganar, aunque el empate fue un resultado justo, no sólo por todo el sufrimiento del primer tiempo, sino porque el Ceuta también hizo méritos en el segundo tiempo. Saca un punto que, si bien no le permite aprovechar el empate del Sevilla Atlético, o mantener la distancia con el San Roque Lepe, al menos deja al Ceuta a cinco puntos. Cinco puntos y el goal-average.

Autor:Belmonte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *