Una película muy vista

cad_spo_02.jpgEl Cádiz y el Sporting han empatado a uno en el partido matinal del Domingo de Resurrección. Aunque el Cádiz dominó territorialmente, su condena ante el gol continúa una semana más.Esto de ir al Carranza como el que va al cine tiene pocas ventajes y muchos inconvenientes. Vas al estadio, te sientas en tu asiento y esperas a que los acontecimientos vayan pasando sin más interés que el de ver cómo desarrolla el reparto de siempre una nueva historia.Esta vez el director había elegido algunos artistas nuevos como el jovencito Javi Acuña, el cántabro Neru o la vieja gloria canaria Jonathan Sesma. Sin embargo, pese al cambio en el elenco, el guión era más o menos el mismo al que nos tienen acostumbrados estos personajes. El bueno tiene el dominio de la escena, parece muy bien vestido, muy guapito, pero al final es el malo el primero que se lleva a la chica. Llevábamos sólo diez minutos de película y Gerardo le dio el primer guantazo al personaje que vestía de amarillo.cad_spo_01.jpgAl público del Carranza no le gustaba lo que estaba viendo. Un guión tan repetido y reiterado dio lugar a que parte de la platea le dedicara algunos silbidos al director y a los actores que mostraban que, en la mayor parte de los casos, no están en su mejor momento interpretativo. Sólo el jovencito Acuña tenía intención de darle otro aire a la historia, pero a la hora de la verdad mostraba algunas de sus incapacidades resolutivas. Las opciones de hincarle el diente a los malos se sucedían pero siempre el guardaespaldas del asturiano, Roberto, evitaba el golpe en el momento más importante. La mejor escena de toda la película la protagonizó uno de los actores más importantes que tienen los amarillos en su plantilla. Fue Pablo Hernández el que se adentró, se deshizo de todos los rivales que le salían por delante para concluir con un hachazo fenomenal que desvirgó a Roberto en Carranza, después de tres años intentándolo.Con la igualada a golpes, la película se convirtió en un cuerpo a cuerpo entre los dos rivales que no lograban darle la fluidez suficiente a la historia. Sólo un secundario de lujo, el siempre eficiente Raul López, ponía la casta adecuada para darle otro aire a la trama e intentar que, después de muchas semanas, ganaran de nuevo los buenos, los vestidos de amarillo.cad_poli_12.jpgEl director metió a tres personajes nuevos, pero los tres demostraron que tienen difícil hueco en cualquier plantel de actores que pretenda lograr algún premio. El primero fue Nano, que está lento y pasado de peso. Algunos análisis lo salvan de la quema de esta temporada, pero desde el punto de vista de quien esto escribe, Nano es uno de los principales responsables de que este año el Carranza se haya transformado tan pronto en un cine. El segundo en salir fue el artista antes llamado Cacique que volvió a demostrar que no domina el idioma del gol y que hay muy pocas cosas que sepa hacer bien. La gran pitada del público se la llevó el director José González cuando sustituyó a la estrella Pablo H para darle un papel al presunto futuro ganador de oscar, Lucas Lobos. El argentino parece que ha olvidado todo aquello que mostró en sus primeras películas, atraviesa uno de sus peores momentos desde que llegó a España y deambula por la escena sin ninguna eficacia ni sentido.El final de la película, el mismo que se preveía. No ganaron ni los buenos ni los malos y el público cadista se alarma porque aún quedan muchas semanas en las que el Carranza seguirá siendo un cine. 

Autor:JG del Valle

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *