La mejor afición

logo_small_new.gif cad_ala_08.jpgLa afición amarilla es motivo de la columna que Agustín Abascal tiene en el “Noticias de Alava”. El titular lo dice todo “La mejor afición”, aunque, y es uno de los “inconvenientes” de haber hecho famoso “el resultado nos da igual” hubiera deseado que la afición amarillo se hubiese dejado perder… .-.-.-.-.-.-  .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-

La mejor afición UNO de los espectáculos de masas más atractivos es el fútbol. Seguido por cientos de miles de aficionados que depositan sus ilusiones y esperanzas en los equipos que representan a su ciudad, el fútbol es desde hace mucho tiempo un fenómeno cultural y social excepcional.Es importante que los clubes tengan valores del lugar en el que estén. Los verdaderos transmisores de estos valores no son sus directivos (y menos aún si son de fuera) sino los hinchas, esos aficionados que día tras día en los buenos y malos momentos acceden a su localidad y tratan de llevar en volandas a su equipo hacia la victoria; aunque también llegan a ser traicionados por parte de estos directivos que solo ven esto como un negocio.cad_ala_09.jpgEl aficionado al fútbol, en general, es una persona que tiene una extraordinaria capacidad de resignación, pues es un deporte que acepta con paciencia cómo la suerte y la fortuna inciden en el resultado de un partido. Conociendo como creo conocer a todas las aficiones de España, considero que la cadista es la mejor. En estos últimos años todos hemos sido testigos de lo singular que es esta afición que procura, con su manera de actuar, pasarlo bien y relativizar las derrotas de su equipo.El cadismo, según ellos, es una religión y su templo es el Carranza. Hay algo especial en el Cádiz y no son sus jugadores. Es la ciudad del carnaval y, sobre todo, los moradores de su estadio que, alegres, divertidos, originales, apoyan constantemente a su equipo con su gracejo particular. Un partido en el Carranza, independientemente del resultado, es una fiesta. Siempre anima a sus colores, nunca le ha fallado y, algo que no hacen todos, también respetan a la afición del adversario (rivales, pero amigos). Ojalá todos se tomaran el fútbol así.Como en todas las partes cuecen habas, incluso ellos perdieron los nervios durante el anterior partido jugado en casa contra el Castellón y acabó protestando el juego de su equipo al perder su tercer partido consecutivo.cad_ala_04.jpgGracias a Dios nos enfrentamos al conjunto gaditano, no a su afición. Por la cantidad de espectadores de uno y otro bando ayer en el Carranza nos ganaban por goleada. Los aficionados se dieron cuenta de que, después del gol en propia puerta de Coromina, la mañana iba a ser plácida, así que se dedicó a cantar y divertirse. Con el juego que estaba realizando el conjunto albiazul de balones largos no hacía más que facilitar la labor defensiva gaditana que no pasó por ningún momento de apuro. Sólo en los saques de esquina, de nuevo, parecía que podía llegar el gol. Pero ni por ésas.Hubo dos cosas que nos ayudaron a empatar el partido: una, que el Cádiz, según pasaba el tiempo, se fue echando hacia atrás para jugar al contraataque y poder sorprender a la zaga alavesista, algo que por poco consiguen. Dos, que el árbitro dio por válido el gol cuando la jugada fue precedida por una falta de Casar.Lo que parecía que iba a acabar en alegría para la afición cadista, a falta de cinco minutos para acabar el partido cambiaron sus cánticos por pitos dirigidos, principalmente, al colegiado; a los aficionados albiazules, que también animaron lo suyo, les sucedió todo lo contrario.Que nos quiten lo bailado, pensarían los gaditanos. Como se lo pasan tan bien y el resultado les da igual… ¿no nos podían haber dejado ganar?

También te podría gustar...