Sólo Arcas Piqueres pudo tumbarnos

Terrasa no está tan lejos, ni en lo geográfico ni en lo futbolístico. En lo geográfico, la distancia no fue suficiente para que una representación de cadistasfinos, llegada de Cádiz, Jerez y Logroño, presenciara el fútbol en directo; en lo futbolístico, la distancia entre ambos equipos no fue suficiente para que el ínclito Arcas Piqueres la enjugara.

cadiz_pavoni_enjuego.jpg
Pavoni intervino en el primero

Dicho esto, debemos reconocer que el Cádiz no jugó un partido notable y que el Terrasa mantuvo un nivel bastante alto. Demostraron los catalanes estar más cerca del equipo que sorprendió al inicio de liga que el que deambula por los puestos bajos de la tabla en el ecuador de la temporada. Se trata de un equipo muy aseado de medio campo hacia delante, con jugadores incisivos como Moreno y Monty, con un auténtico puñal por la banda derecha con Besora y con un delantero de bastante categoría como Maikel. El gran problema de los egarenses parece ser que su línea de retaguardia no está al nivel del resto del equipo y se muestra bastante insegura. De hecho, el primer gol del Cádiz llegó en un fallo defensivo. Corría el minuto 11 cuando un corner botado por Manolo Pérez lo peinó Pavoni en el primer palo y David Charcos lo introdujo en su portería. El partido no se le podía poner mejor al Cádiz que marcaba en su primer acercamiento. Todo hacía prever un encuentro cómodo, pero no fue así en absoluto.

cadiz_armando_cordoba.jpg
Armando aún no se lo cree

Los rojillos se vinieron arriba y sitiaron el área cadista mediante balones cruzados desde las bandas. La entrada de Besora por un inoperante Gallego culminó el dominio catalán. David Charcos en dos ocasiones de cabeza llevó el “uy” a las gradas del precioso Estadi Olimpia, sin embargo, Armando con un gran paradón y Varela bajo palos evitaron el empate. Parecía que la solución que Espárrago había buscado a los sancionados Bezares y De Quintana no era la más apropiada. Por Bezares había entrado Fleurquín que cuajó un partido horrible, no supo mantener la posición, ni robó ni entregó y obligó a un sobreesfuerzo a Manolo Pérez, el mejor jugador del Cádiz. El sustituto de De Quintana era el único posible, De la Cuesta, sin embargo, el mister había cambiado el orden habitual de Paz que pasó de central derecho a central izquierdo. Fuera por esto, o por el desastroso partido del colombiano, la defensa del Cádiz no fue la de otras veces. Sólo el portuense Abraham Paz era capaz de soportar las acometidas de Maikel y Monty, pero, para sorpresa de todos, en un balón dividido entre Paz y Monty, el árbitro descubrió un penalti donde nadie lo había visto. El empate estaba servido y fue materializado por Juan Carlos Moreno en el minuto 45.

cadiz_manoloperez_puerto.jpg
Manolo marcó de penal

Los árbitros malos se caracterizan por ser expertos en la aplicación de la injusta ley de la compensación y a Arcas Piqueres le faltó poco para sacarla a relucir. De forma rigurosa convirtió unas manos dentro del área en un penalti a favor del Cádiz. Manolo Pérez lo lanzó una vez, marcó, pero la conciencia de Arcas Piqueres no estaba muy tranquila y le obligó a repetirlo. Manolo Pérez sí estaba tranquilo y volvió a tirarlo por el mismo sitio, y volvió a marcarlo por el mismo sitio.Al descanso llegábamos con un esperanzador 1 a 2. Además, la salida del Cádiz reafirmó las esperanzas. En cinco minutos el Cádiz trianguló más que en toda la primera parte. Pero de nuevo los intereses cadistas se encontraron con el colegiado que creó una nueva modalidad de penalti para cuando un portero para el balón ante el delantero. La doctrina “Arcas Piqueres” hará que los partidos acaben 7 a 5 con 8 penaltis por encuentro. Juan Carlos Moreno volvió a aprovechar el regalito e hizo el 2 a 2.

foto_jugador_11.jpg
Juan Carlos, dos goles de penalti

El Cádiz acusó el golpe, si bien el Tarrasa no llegó a asfixiarle. Los jugadores amarillos quedaron como desorientados, tratando de entender lo que el árbitro había pitado mientras el juego se encrespaba por momentos.

arbitro_arcas_piqueres.jpg
Arcas, el PROTAGONISTA

El Cádiz entraba en una guerra de guerrillas negativa para sus intereses. Ejemplo claro fue Manolo Pérez que recibió una tarjeta pero no logró calmar sus ánimos. De hecho, Espárrago tuvo que sustituirlo y el Cádiz perdió a su mejor hombre sin que se solventara el desajuste del centro del campo. Fruto de este desajuste fue un balón que Monty controló en la media punta y puso a la espalda de De la Cuesta para que Maikel batiera a Armando. El 3 a 2 fue un golpe muy duro para las huestes amarillas.Sin embargo, espoleados en su orgullo, los de Espárrago trataron de darle la vuelta al resultado y estuvieron a punto de lograrlo. De la Cuesta, en la jugada siguiente envió el balón al palo; Dani Navarrete al filo del minuto 90 cruzó un disparo que despejó Morales y Nenad, ya en la prolongación fue incapaz de conducir un balón cuando se quedaba solo ante el portero del Terrasa.El 3-2 era inamovible y Juan MaLillo salvaba su cabeza poniendo para ello fin a la racha del Cádiz que se remontaba al mes de octubre. El viaje en tren hacia el aeropuerto fue endulzando el sabor amargo de la derrota con el resultado del Valladolid que se unía a las derrotas del Celta y Elche. El traspié es sólo un resbalón y debemos ir partido a partido y rezar para que Arcas Piqueres no nos pite más, al menos lejos de Carranza.por Ccapitalsocio [email protected] en Terrassa

Autor:Ccapital

También te podría gustar...