Zubiaurre pronto será jugador del Athlétic Club

La Real Sociedad cobrará 5 millones por Zubiaurre, no 60Zubiaurre-Present4-050701.jpgEl caso Zubiaurre parece estar llegando a su final. Recordemos que el jugador Ibán Zubiaurre fue denunciado por la Real Sociedad al entender que el Athlétic Club lo había presentado como jugador rojiblanco sin haber antes rescindido su contrato como jugador txuriurdin. El caso llegó a la justicia ordinaria y el juez decidió que Zubiaurre debía pagar a la Real de Miguel Fuentes 5 millones y declara al Athletic responsable subsidiario (ver enlace relacionado aquí de lo publicado en nuestra revista en marzo de 2006).Cabe recordar también que en septiembre pasado se conocia el retraso que tendría la sentencia ahora conocida por el hecho, previsto, pero no por ello llamativo, de la renuncia del juez Juan Carlos Benito-Butrón de abstenerse a dictar justicia por ser socio del Athletic.Esta sentencia, que en la práctica suponía la abolición via jurisprudencia de las cláusulas de rescisión fue recurrida ante el Tribunal superior de Justicia del País Vasco. Hoy, el abogado de Iban Zubiaurre, Guillermo Alonso-Olarra, con enorme satisfacción ha valorado la decisión del TSJPV que corrobora la anterior, ya que considera que la sentencia por la que el jugador ha sido condenado a pagar 5 millones de euros a la Real Sociedad «declara nulas las cláusulas de rescisión» que contemplan los contratos de los futbolistas.Alonso-Olarra ha explicado, en rueda de prensa, que establecer «la validez o no de las cláusulas de rescisión» ha supuesto «el grueso» de una sentencia que es «la primera» de «esta importancia que se produce en España entre dos clubes de Primera División para determinar la validez de las cláusulas de rescisión».Para el abogado del ex jugador de la Real Sociedad, «lo cierto es que declara nulas las cláusulas de rescisión». Para él, esta resolución «tiene un efecto letal para aquellos clubes que intentan protegerse de un mercado lo más libre posible».Para Alonso-Olarra, «lo que no puede ser es el ridículo de pagar a un jugador 5.000 euros y ponerle una cláusula de 60 millones de euros, de 600 millones de euros o de 6.000 millones de euros». La cifra de 5 millones es una cifra considerable para un jugador que no ha despuntado siquiera, y en una demarcación (lateral) dónde no es de las más pagadas, pero en cualquier caso supone una cifra irrisoria comparada con los 60 millones de euros que pedía la Real Sociedad.Es ésta una sentencia de enorme trascendencia en el panorama futbolístico. La costumbre de poner cifras estrambóticas a canteranos para impedir su marcha ha quedado prácticamente derogada. Las canteras se tambalean, por lo que la captación de perlas debe hacerse buscando otras vías u ofreciendo otras ganancias en especie (buenas instalaciones, cuidados médicos y nutricionales, exquisito trato, adecuada formación académica, etc)Foto: Javier R.Bas (aupathletic.com)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *