Vuelve la luz a Carranza con el Arroyo

 cad_arr_05.JPG
 El primero de Juan Villar. La comunión con la gradavolvía a Carranza en un muy buen primer tiempo.Fotos. Perico Ortega – cadistasfinos.comcad_arr_09.JPG Juan Villar superando a Juanma y anotando su sextogol de la temporada. cad_arr_12.JPG Fran Pérez terminó lesionado y tuvo que abandonar el terreno de juego. Nafti ocupó su lugar en la zaga.

Novena jornada de liga, mes de octubre, y a nadie se engaña diciendo que el Cádiz CF de Raúl Agné afrontaba su primera cita seria de la temporada, si no una final, si muy cerca toda vez que los tres tropiezos anteriores dejaban al equipo en la tesitura de que la paciencia y la  confianza que el plantel genera en la afición se podía ver afectado en caso de no vencer al conjunto de Arroyo de la Luz.

Había que cambiar la dinámica por tanto, y también se dio cuenta Agné que aprovechó la vacante por expulsión de Márquez para por vez primera en la temporada dejar a su lado a Mikel Martins. Luque salía de títular y por delante con la misión de hacer gol, estaban Villar, Perico, Airam y Kike López.

Quedaba en el aíre las prestaciones del Arroyo. De inició recordó mucho al conjunto atrevido, físico, y con desparpajo de la temporada anterior. Con el ex colchonero Juanma en la portería y toques de veteranía en todas las líneas, sorprendió de nuevo por ser un rival que no vino a encerrarse. De hecho, el ex del Córdoba Ruano le dio muchos problemas a Andrés en el lateral e incluso el cuadro visitante pudo marcar en un cabezazo a quemarropa que Alejandro se quitó de encima como pudo. Pudo ser el 0-1, aunque antes, la más clara la tuvo Kike López tras una acción a la contra que Juanma sacaba con el pie. El Arroyo jugaba con la línea de defensa muy adelantada, y el Cádiz pronto se dio cuenta de ella. Así, en apenas cuatro minutos le cayeron dos, ambos de Juan Villar (ya lleva seis en nueve jornadas), y los dos en jugadas trenzadas con mucho sentido, con balón sacado desde campo propio y con el denominador común de Airam Cabrera, en el pase final. El caso es que a la media hora de partido los amarillos llegaban con una distancia de dos goles. A partir de ese momento puede decirse que el cerebro ya mandaba mensajes a las piernas del esfuerzo realizado en Albacete y que era el momento para empezar a guardar fuerzas para el final del partido. De hecho el tramo final del primer tiempo ya fue del Arroyo, apareciendo un insuperable Alejandro con dos acertadas intervenciones.

Tras el inicio el Cádiz no hizo cambios. Si lo hizo el Arroyo, donde Bezares suplía a Buades. Se llevó un cariñoso aplauso el guadiareño. Pronto se evidenció que el Cádiz no estaba para muchas más prestaciones y el equipo dio un paso atrás, confiando en que el mero transcurrir del tiempo garantizaba la victoria. Sin embargo ocurrió un hecho que pudo cambiar el signo del encuentro. En realidad fueron dos. Los percances en modo de lesión de Andrés Sánchez y Fran Pérez. Esto hizo que Dalmáu y Fall tuvieran que entrar, colocándose Mehdi

Nafti como central junto a Josete. Para entonces el Arroyo ya había perdido la oportunidad de meterse en el partido. Un penalti desaprovechado por Ruano cuando el marcador señalaba 2-0 a falta de veintincinco minutos y el Cádiz estaba tocado fisicamente. Quien perdona la paga, y al minuto siguiente era Airam Cabrera el que tras un buen centro de Ceballos hacía el 3-0.

Pero ni con esas se terminó con tranquilidad pues poco después el Arroyo encontraba justo premio a su valentía y era Juanfran el que hacía el 3-1. El delantero de la cantera del Sevilla FC en el segundo palo aprovechaba un barullo en el área local tras una de las tipicas faltas metidas al área desde casi el centro del campo.

De aquí al final pudo ocurrir de todo, desde el cuarto amarillo al segundo extremeño. No paso nada más, salvo que al final, Agné, se sincerara y dijera lo que todos sabíamos, que hoy no se podia dejar de ganar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *