Se notó la diferencia

cad_rso_10.jpgEl ascenso o la permanencia se dilucidaban en el duelo de Carranza. La Real Sociedad, dependiendo del resultado del Betis-Numancia, podía certificar su tan ansiado retorno a Primera División. El Cádiz, de derrotar al equipo txuri-urdin, lograría el medio centenar de puntos y, con ellos, casi se aseguraría la permanencia en Segunda División. Era, por tanto, un partido de vital importancia para ambas escuadras, que de conseguir los tres puntos lograrían hacer los deberes de esta temporada.Con la baja con sanción de Enrique Ortiz, el uruguayo Víctor Espárrago se vio obligado a realizar cambios en el once titular que derrotó al Gimnástic en Tarragona. El extremeño era la única baja del equipo, pues Abraham, duda toda la semana por lesión, estaba disponible para disputar el partido gracias a la inmovilización reglamentaria de su mano con una férula. El equipo titular cadista estuvo integrado por Dani Miguélez bajo palos, línea defensiva compuesta por Cristian, De la Cuesta, Fragoso y Raúl López; Fleurquin y Abraham en el doble pivote, López Silva por la banda derecha, Jaume Costa en la banda izquierda, Ogbeche de mediapunta y Diego Tristán como hombre más adelantado.cad_rso_11.jpgNada más sacar de centro, el Cádiz dispuso de una jugada interesante en ataque: una internada de López Silva que acabó en saque de esquina para el Cádiz. El corner fue sacado por Abraham al corazón del área, donde Fleurquin remató, aunque la jugada quedó invalidada por el árbitro, Lesma López, que consideró que hubo falta del uruguayo en el salto. Los ánimos se fueron templando a medida que Diego Rivas y Aramburu fueron controlando la posesión del esférico y, de hecho, la Real Sociedad tuvo una buena ocasión de Carlos Bueno para adelantarse en el marcador. El equipo txuri-urdin, apoyado masivamente por su hinchada, tocaba el balón con buen criterio, intentando encerrar al Cádiz en su área. Los amarillos trataban de salir contragolpeando, buscando la clase de Diego Tristán para crear peligro. La Real se adelantaEn una buena jugada de estrategia la Real Sociedad se adelantó en el marcador. La falta se produjo tras un derribo de López Silva a diez metros del vértice del área cadista. Magistralmente sacada por el francés Griezmann, fue rematada por un Carlos Bueno que venía libre de marca desde atrás sin que Dani Miguélez pudiera hacer nada para evitarlo. El Cádiz no se arrugó y, tras una larga jugada de ataque, Diego Tristán tuvo un buen remate de cabeza para lograr la igualada en el marcador. Poco después, dentro del área realista, Jaume Costa realizó un disparo cruzado que se marchó por muy poco fuera de la portería de Zubikarai. El partido estaba roto, sin orden: ambos equipos trataban de jugar sus cartas para imponerse al otro. cad_rso_03.jpgLos donostiarras dieron un pasito atrás, esperando aprovecharse de los espacios que el Cádiz pudiera dejar. Al conjunto amarillo sólo le faltaba templar un poco las ideas y tocar con mayor calma el balón, pues sus ataques eran bastante impulsivos. Desde el medio del campo el ex cadista Diego Rivas controlaba perfectamente, molestando la creación del Cádiz. No se buscaba el juego por las bandas: López Silva estaba un poco frío, sin contactar con la pelota y sin ofrecerse a sus compañeros, mientras que Jaume Costa hacía la guerra por su cuenta, casi sin ningún apoyo. Fruto de la ansiedad, el Cádiz perdía muchos balones fáciles en el medio del campo, que podrían haber acabado en contragolpes de peligro de la Real Sociedad, de no ser por que Cristian y Jaume Costa lo evitaron realizando faltas, por las que vieron la cartulina amarilla. Sin espacios, los pocos ataques del Cádiz resultaban estériles: la Real Sociedad estaba bien replegada y muy cómoda en el césped de Carranza. Después de un mal pase de López Silva, Mikel González estuvo a punto de marcar el segundo de la Real Sociedad, después de montar un perfecto contragolpe y, tras hacer una pared al borde del área con Carlos Martínez, disparar por encima del larguero de Dani Miguélez. Fue la última jugada de ataque de la Real Sociedad en el primer tiempo: el Cádiz tenía la posesión de la pelota, pero sus ataques, todos por el centro y sin profundizar, eran infructuosos. En el tiempo de descuento, en un saque de esquina sacado por Abraham, pudo haber mano dentro del área de un defensor txuri-urdin, pero Lesma López no consideró que fuera penalti. Griezmann centra y Bueno matacad_rso_07.jpgTras la reanudación el Cádiz tuvo un inicio fulgurante: con una buena jugada por la banda derecha que desembocó en una larga jugada de toque, en la que el balón fue de una banda a otra hasta llegar al área de la Real Sociedad, donde Diego Tristán ensayó un tímido lanzamiento a portería. Sin embargo, fue el equipo txuri-urdin el que volvería a marcar gol después de un fallo garrafal del cancerbero Dani Miguélez a la hora de blocar un fácil centro de Griezmann desde la derecha. El portero gaditano, en vez de cogerla, tocó el balón con la yema de los dedos, dejándosela franca a Carlos Bueno, que sin oposición se limitó a empujar el esférico para hacer el segundo de su equipo. Un gol que fue celebrado efusivamente por la afición vasca, que tenía tomado Carranza. En la siguiente jugada un desaparecido Ogbeche pudo haber recortado distancias, pero el nigeriano, después de haber realizado un gran slalom y de haber pisado el área contraria, efectuó un nefasto disparo a portería con todo a su favor. Estos dos fallos consecutivos sentaron como un jarro de agua fría para la afición cadista. Dani Miguélez se redimió en parte de su fallo anterior tras evitar el tercer gol de Carlos Bueno, después de realizar una gran intervención en un mano a mano. La Real Sociedad campaba a sus anchas por Carranza. Tocaba con tranquilidad, jugaba con velocidad y superaba en cualquier faceta del juego al Cádiz. El tercer gol de Carlos Bueno, que antes Dani Miguélez había evitado, no tardó en llegar. Una gran jugada de toque de los vascos acabó con el balón en banda para el francés Griezmann, que dibujó un precioso centro al segundo palo, en el que el ariete uruguayo del equipo txuri-urdin logró su hat-trick. Gran partido el del joven extremo de diecinueve años, que al igual que en el partido de Anoeta, se erigió en el mejor jugador de la Real Sociedad. El Cádiz estaba completamente noqueado y Víctor Espárrago quitó a Diego Tristán para introducir a Mariano Toedtli. Pensando en el partido de Huesca y en los jugadores apercibidos, el técnico cadista cambió a Fleurquin por Víctor Ormazábal. El carrusel de cambios continuó: el francés Griezmann se fue aplaudido por la grada, ocupando su lugar Nsue. Además, Erice sustituyó a Jaume Costa. El Cádiz, cuando el partido bajó de intensidad, logró el gol del honor después de que Ogbeche marcara desde fuera del área con un disparo ante el que nada pudo hacer el cancerbero Zubikarai. Un gol intrascendente que servía para dejar al nigeriano como máximo goleador del equipo esta temporada. Con el 1-3 en el marcador terminó el partido: mal resultado para el Cádiz, que se mantenía fuera del descenso, pero con un punto más sobre el terceto formado por Huesca, Murcia y Albacete. Fotos. P.Ortega                

Autor:Belmonte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *