El Lorca hiere de muerte a Vidakovic

Con la continuidad de Risto Vidakovic pendiente de un hilo afrontaba el Cádiz el encuentro liguero ante el Lorca Atlético. La semana había sido movida en la entidad cadista, con rumores acerca de la continuidad del entrenador balcánico ante los irregulares resultados de esta temporada. Enfrente, esperaba un recién creado equipo murciano, debutante en la categoría, que estaba dejando muy buen sabor de boca en la competición y que venía con la intención de dar la sorpresa en un campo complicado. Para este encuentro Vidakovic citó a todos los jugadores disponibles, a excepción de los sancionados Álvaro Campos, Carlos Caballero y Enrique. Así, hasta instantes antes del encuentro, no fue posible aventurar quiénes fueron los once elegidos por el técnico para saltar al césped de Carranza. De inicio jugaron Dani Miguélez bajo palos, línea de cuatro defensas integrada por Cifuentes, Álvaro Silva, Pedro Baquero y Raúl López, Jurado y Fran Cortés en el centro del campo, López Silva en la banda derecha, Aarón Bueno en la izquierda, Velasco como enganche y Pachón en la punta de ataque. Destacaba la presencia de tres extremos en el equipo titular y la presencia del irlandés Ian Daly en el banquillo por primera vez esta temporada. El encuentro comenzó con una copiosa lluvia que amedrentó enormemente a los aficionados amarillos, que acudieron en escaso número al Carranza. Hasta el minuto diez, y tal y como habían anunciado a lo largo de la semana, la afición amarilla no animó a sus jugadores como muestra del descontento existente con los gestores de la entidad. El Lorca comenzó jugando con un fútbol directo, yendo al choque y sin temor al Cádiz. A pesar de las dificultades climáticas, el Cádiz intentaba salir hacia delante, tratando de imponer su juego. En el minuto ocho de juego Daniel Cifuentes realizó el primer disparo de su equipo, pero acabó rebotando en un defensa y no generó demasiado peligro. Fue Fran Cortés, dos minutos más tarde, quien probó al guardameta del Lorca, Goyo de Pablos, pero su lanzamiento fue manso. A raíz de esta jugada, la grada comenzó a animar a su equipo, que se estiró más y se hizo con el dominio del balón. El Lorca aguantaba parapetado atrás, esperando robar el balón en el medio campo para contragolpear con rapidez. López Silva dispuso de un lanzamiento de falta en la frontal del área, pero su disparo, que consiguió superar a la barrera del Lorca, fue fácilmente blocado por Goyo. El Lorca domina y se adelantaEl Lorca inquietó por primera vez a la salida de un saque de esquina, que fue rechazado al borde del área. Adrián recogió el balón y le dio de tacón, buscando a Méndez que estaba libre de marca y preparado para disparar, pero Fran Cortés llegó a despejar justo a tiempo. El equipo visitante dio un paso al frente y empezó a tocar más el cuero, despertando el nerviosismo de la grada, que le pedía mayor intensidad al Cádiz. El conjunto amarillo parecía descentrado, jugaba con muchas imprecisiones y sin generar demasiado peligro. Pasada la media hora llegó la primera jugada bonita del Cádiz, tras un buen centro desde la banda izquierda de Aarón Bueno, al que no llegó a rematar Pachón por la anticipación de Goyo. El encuentro estaba siendo aburrido, con dos equipos que estaban llevando a cabo un juego previsible y falto de ritmo. Poco después el Lorca se adelantó en el marcador. En un saque de esquina a favor del equipo visitante, el colegiado Hernández Maeso señaló penalti al entender que Raúl López estaba agarrando dentro del área a Yosimar. En el lanzamiento, Verdú hizo una paradinha, engañando a Dani Miguélez y adelantando a su equipo. Los jugadores cajistas buscaron al colegiado protestando, al considerar que la maniobra llevada a cabo por Verdú había sido ilegal, y Álvaro Silva fue amonestado. Antes del descanso el Cádiz tuvo dos opciones de empatar. La primera llegó a la salida de un corner rematado por Velasco de cabeza, pero el extremo cadista lo hizo por encima del larguero. En la segunda, que fue en la última jugada del primer acto, Pachón casi remata en boca de gol, pero Méndez le arrebató el balón. Con el pitido del colegiado, la grada rompió en silbidos, descontenta con el juego de su equipo. Tras la reanudación, Álvaro Jurado fue amonestado por Hernández Maeso después de haber realizado una dura entrada en el centro del campo. El equipo amarillo había salido de vestuarios con algo más de intensidad, con más ganas. Muestra de ello fue que en apenas cinco minutos había botado dos saques de esquina, uno más que en todo el primer tiempo. En el minuto cincuenta y seis Risto Vidakovic realizó el primer cambio del partido: quitó a Fran Cortés para que jugara José Miguel Caballero. Fue el momento elegido por el Lorca para empezar a perder tiempo: Goyo se negó a poner el balón en juego en un saque de puerta porque decía que desde la grada le caían objetos. Esto propició que los jugadores del Cádiz se pusieran nerviosos y le recriminaran su actuación al portero rival, que se mantenía en sus trece. 1-1 con gol en propia puertaEl Cádiz lo intentaba, llegaba por las bandas, pero no lo hacía con peligro. Una vez llegaba al área del Lorca el equipo se atascaba: el Cádiz no tenía claras las ideas. En una de estas llegadas al área, Olivares fue amonestado tras agarrar a López Silva. La falta era peligrosa, muy buena para el Cádiz. El lanzador fue José Miguel Caballero, que disparó raso, buscando aprovechar la velocidad del césped mojado, pero Goyo, muy atento, logró blocar el balón. Con Caballero el Cádiz ganó en velocidad y descaro, logrando imponerse en el centro del campo. Tras un centro por la banda de Aarón Bueno llegó el empate del Cádiz. El catalán se marchó de su marcador, centró al área buscando rematador y Mikel Méndez, central del Lorca, introdujo el balón en su propia portería al intentar el despeje. 1-1. El Cádiz, con el empate, se marchó decididamente en busca del segundo gol, buscando percutir por la banda izquierda, donde Aarón Bueno se ofrecía con insistencia, recordando al jugador que deslumbró en el inicio de la competición. En otro centro de Aarón Bueno estuvo a punto de llegar el segundo gol amarillo: Pachón dejó pasar el balón y Velasco controló dentro del área, pero su disparo débil fue blocado por Goyo.Olivares pone en evidencia a DaniPreocupado por cómo estaba yendo el encuentro, Benigno Sánchez Yepes sustituyó a Yosimar por Sebas. El segundo cambio del Lorca no tardó en llegar: entró Antonio por Adrián. Con estos cambios, el Lorca buscaba jugar más directo, intentando contrarrestar el dominio cadista en el centro del campo. La apuesta salió bien: a un cuarto de hora del final, Olivares, el capitán, volvió a adelantar a su equipo. El gol llegó en un saque de falta que fue rematado de cabeza por Olivares, que superó la estirada del portero cadista. El cancerbero amarillo pudo haber hecho algo más en un testarazo cercano al borde del área que le sorprendió. Con el 1-2, el técnico del Lorca hizo su último cambio al quitar a Alves para que entrara Jaime. Vidakovic, con el marcador otra vez en contra y con la grada pidiendo su dimisión, quitó a Velasco y metió al delantero irlandés Ian Daly. Este segundo gol del Lorca fue un auténtico jarro de agua fría para el Cádiz, que volvió a perder la iniciativa en el juego. El extremeño Hernández Maeso descontó cinco minutos, en los que el Cádiz gozó de varios saques de esquina que no fue capaz de aprovechar. El Lorca se defendió bien y logró una inesperada victoria en Carranza. Con esta derrota, el Cádiz salía de los puestos de ascenso, ya que había sido adelantado por el Melilla. Un resultado que prácticamente dejaba herido de muerte a Risto Vidakovic.

Autor:Belmonte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *