El Cádiz alcanza los 25 y recupera a su pareja

logo_small_new.gif

 cadiz_paz_cena.jpgcadiz_sesma_cope.jpg
Abraham y Johny. La pareja que dio la victoria. Foto: Archivo cadistasfinos.com

Con una amplia sonrisa. Como en las imágenes de la derecha. Sin duda alguna así habrán salido del Carranza los dos grandes protagonistas del partido de esta tarde-noche. Faltaban quince minutos. Sesma es objeto de falta en su banda. Cuatro o cinco metros más avanzado que el banquillo cadista. El majorero duda. Incluso hace amago de lanzar rápidamente. Espárrago fue de los primeros en mandarle parar. Pararse y centrarse. Podía ser una buena ocasión. El mismo Johny lanza la falta. En diagonal al área periquita. El baló a la altura adecuada, buscando una testa salvadora. Apareció Paz. El Abraham de los goles salvadores. Abraham, hombre agradecido donde los haya, pensó que su amigo le había permitido marcar su primer gol como futbolista de Primera. Tenía que devolverle el favor. Y vaya si lo hizo. El portuense se acordó de una jugada de tiralíneas. Una jugada que inventó Espárrago el año pasado. Recordemos si no el primer gol del Cádiz-Tenerife en la liga pasada. El pase fue milimétrico, el control del canario no le hizo ascos, así como la definición ante un vendido Gorka. Suponía el 2-0 y el cierre del partido. El Cádiz terminó con 25 puntos y con la autoestima a flor de piel. Sufriendo, eso sí, pero se volvió a ganar, y a un buen equipo, y auna mejor plantilla.  Los muchísimos espectadores que prefirieron Carranza salieron con una amplia sonrisa de oreja a oreja. La misma con la que abandonaban el estadio la pareja del partido.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *