Rescoldos del Cádiz – Albacete de la jornada 17ª

Mérito, mucho mérito sin duda tiene el paso de tres puntos que dio el Cádiz en la tarde del domingo. Una victoria que lo deja a una sola unidad de alcanzar la treintena, cuando todavía quedan cuatro partidos para el final de la primera vuelta. Números estupendas pues significan el 56% de los necesarios para alcanzar la permanencia cuando acabamos de sobrepasar el 40% de la competición liguera.

No fue fácil el Albacete Balompié que muy pronto dejó claro por qué se presentaba tras siete jornadas sin conocer la derrota. Es cierto que los amarillos inquietaron y probaran al portero menorquín Toméu Nadal, aunque también mucha culpa de ello tuvo que ver que los de Cervera sabía que tras el tanto de Kecojevic en el minuto 39 se trataba de aplicar la receta que ya emplearon con Reus y Valladolid, es decir, mantener la puerta de Alberto Cifuentes a cero.

Fue encuentro atípico también por diversas razo

Susaeta fue el que más asustó a Cifuentes. Más bien el único.

nes. Una de ellas, la de que los amarillos ganaron algo muy complicado, como es la de vencer dos partidos consecutivos en Carranza. Si ya es harto complicado, más raro es hacerlo marcando dos goles y no recibir ninguno. También fue curioso la forma en la que Valdés Aller señalará el final del partido, con todos los amarillos celebrando en el minuto 94 el gol del triunfo. De esta manera se fueron los manchegos para el vestuario. No hubo tiempo ni para sacar de centro.

Partido que significaba también hilar para siempre en la historia cadista como la tarde en la que Kecojevic y Dani Romera firmaban como goleadores en Carranza su primer gol como jugador del Cádiz CF. Curiosamente los dos también repetían después de haber marcado el jueves en el histórico triunfo ante el Real Betis.

Otro dato curioso, la filiación del colegiado leonés Jorge Valdés Aller, policía local como profesión habitual, que es hijo también de otro árbitro famoso de la década de los ochenta, Teodoro Valdés Sánchez, retirado en la 90-91. Pese a la buena disposición de los dos equipos, no tuvo su mejor día, pues el lateral argentino Mariano Bittolo debió ser expulsado por soltar la mano a Alvaro García. Poco después de esa jugada fue suplido, quizás señal inequívoca de lo cerca que había estado de ello.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *