El Cádiz, ¿el PSV de Segunda B?

guus-hiddink_1318689c.jpg En la temporada 1987-1988 el PSV Eindhoven de Guus Hiddink daba la sorpresa y se proclamaba campeón de la Copa de Europa. Nada raro, a no ser porque los holandeses consiguieron el máximo trofeo a nivel continental sin ganar un solo partido desde los octavos de final. En cuartos, superaron al Girondins tras empatar a uno en Francia y a cero en Holanda. En semifinales, el Real Madrid fue la víctima de los holandeses, por idéntico resultado al del Girondins. En la gran final, el PSV se impuso al Benfica en la tanda de penaltis. Digo esto porque el Cádiz, por el momento, está llevando una trayectoria similar a la que hace veinticuatro años trazaron los holandeses, en su pelea por regresar a Segunda División. Tras cuatro partidos del actual play-off de ascenso, los amarillos no han sido capaces de ganar en ninguno. El Cádiz acumula dos derrotas y dos empates y, pese a ello, está en la tercera ronda del play-off. Es decir, a un pasito de la gloria, sin haber ganado todavía. Perdió, con estrépito, en sus dos primeros enfrentamientos contra el Real Madrid Castilla. Dos derrotas que provocaron que el Cádiz se la tuviera que jugar en el camino largo. En la segunda eliminatoria (primera que debía jugar el Submarino con el resto de equipos clasificados para la fase de ascenso) el Cádiz empató sus dos partidos. Ambos, a cero. Consiguió la clasificación tras vencer al Albacete en los penaltis: 4-3. Un gol en cuatro partidos Ese PSV que en la temporada 1987-1988 tocó el cielo no sólo es ejemplo de cómo conseguir éxitos sin ganar partidos, sino también de cómo lograrlo sin marcar goles. En los últimos cinco partidos de aquella Copa de Europa, los holandeses marcaron dos goles: los suficientes para plantarse en la final. De momento, el Cádiz lleva un solo gol en el play-off de ascenso. Y para más inri, no servía de nada. Su autor fue De Coz, en Valdebebas y su gol ponía, de forma momentánea, el 6-1 en el global de la eliminatoria a favor del Real Madrid Castilla. Un gol en trescientos noventa minutos de juego: los correspondientes a los dos partidos con el Real Madrid Castilla, más los de los dos partidos contra el Albacete y la prórroga contra los manchegos. Curioso, ¿verdad? twitter-facebook.png

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *