Como lo veia Macarty en los días peores

El recuerdo de Macarty está presente en la columna de opinión que José Joaquín León, Director del Grupo Joly, además de Director del Diario de Cádiz. Como es habitual cada día después del partido en casa, la reproducimos para nuestros lectores. cad_cmur_03.jpg.-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-

diariocadiz_jjleon.jpgESTE partido comenzó bien, con un recuerdo emocionado a Macarty y un golazo de Pavoni. Y terminó fatal, con una derrota del Cádiz ante el Ciudad de Murcia, que llegó en el descuento aunque se la habían merecido antes. Fue un final triste, que recordó al peor Cádiz que tantas veces vio Macarty, con su propia gente dándole la espalda por la decepción.Y es que en una sola temporada han conseguido cargarse todo el trabajo de dos. Lo peor no es ya la imagen de un equipo que ni juegabien, ni da la sensación de luchar, como si no le importara. Lo peor es que el penoso espectáculo del campo ha tocado a la grada. En cada partido acude menos público a Carranza. Y de la reacción pasional de aplaudir un descenso en Getafe hemos pasado a una tensión que ha degenerado en aburrimiento y en crispación, que se expresó con pitos y abucheo al final a los amarillos y una ovación al Ciudad de Murcia, el único equipo que buscó los tres puntos en la segunda parte.En la primera el Cádiz había empezado bien, mientras Pavoni tuvo fuerzas. Después de que en Las Palmas descubrieran que chutando de lejos se marcan goles, Pavoni colocó un zapatazo con vitola de gran gol. Pero el cansancio paulatino del mediapunta y la nulidad de sus compañeros hizo que el conformismo echara, poco a poco, a los amarillos para atrás, temerosos de su inferioridad en los balones aéreos ante el larguirucho Goitom, que a veces incluso saltó con Velázquez.Los últimos minutos del primer tiempo y la segunda parte del Cádiz fueron lamentables por un motivo evidente, el mismo de casi toda la temporada: la falta de un jugador con criterio en el centro del campo. Para eso se supone que ficharon a Abel Buades, pero entre las lesiones y la baja forma ha servido de poco. Él mismo dijo que estaba a un 80 por ciento, sin que quedaran claros los motivos. La cuestión de fondo es si Buades a un 80 por ciento, y con apariencia de sobrepeso, es peor que Miguel, que no lo veo claro.En esta temporada nefasta han conseguido que.futbolistas decisivos estén en baja forma. Y eso será culpa de alguien. Son una sombra de sí mismos Enrique, Sesma, Bezares, Acuña, Medina y Lobos, al que ya han conseguido desvalorizar de un modo alarmante. Y por si fuera poco, el refuerzo Buades va camino de quedar inédito.El Ciudad de Murcia ganó al final, pero lo mereció antes, ante un Cádiz que siguió encerrado, con los once en su campo, incluso después de que Armando se comiera el gol del empate, en un disparo casi desde las obras del Fondo Norte que entró por el centro, estropeando así un paradón del primer tiempo. Perder o empatar era ya casi anecdótico. Ayer se perdieron cosas peores, entre otras la credibilidad. Tal como se ve desde fuera, en este Cádiz parece que hay un divorcio peligroso, se ha perdido la unión y la ilusión, que fue la base del éxito en el ascenso a Primera, con una plantilla de inferior calidad, en la que algunos de sus integrantes son los mismos y parecían de otro nivel. No es necesario ser inteligente para ver la diferencia: ¿quién se ha equivocado gravemente y dónde han estado sus errores? Y es que los viejos a veces saben más por viejos, aunque no sean tan manejables, que otros por pasarse de listos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *