Cien días

A nuestra sección «Dicen que el amarillo» se asoma artículo de opinión que puede leerse en la Edición de La Voz de Cádiz de este miércoles 3 de octubre. La firma el abogado y aficionado cadista Fernando Estrella. «Cien días» hace su balance de los 100 primeros días de Arturo Baldasano como Presidente del club amarillo.ciendias.jpgCien días suele ser el margen de confianza que se le otorga a toda persona que llega al poder. Transcurrido ese plazo de gracia, se supone que el sujeto en cuestión pierde su patente de corso y puede ser objeto de críticas y, con menos frecuencia, de las oportunas alabanzas. Baldasano no podía ser la excepción, aunque cuestión distinta es el computo del plazo, y así, si bien es cierto que fue un 20 de Junio cuando se llegó a un principio de acuerdo en un conocido restaurante de Sevilla, no es menos cierto que no sería hasta la Junta de Accionistas celebrada el pasado 13 de Agosto cuando, una vez aparcadas las rencillas, don Arturo y su Corte pudo ratificar el «aquí mando yo».Matemáticas al margen, y ya sean cien o cincuenta, es lo cierto que, aunque de momento prime lo deportivo con más sombras que luces, todo apunta a que en poco tiempo veremos una sociedad mucho más moderna, un club en perfecto matrimonio con las administraciones públicas y unas estructuras propias de un equipo del siglo XXI. La profesionalidad del equipo directivo es entendida por algunos como prepotencia, pero eso tampoco es de extrañar en una ciudad donde no escasean los complejos y donde, por desgracia, es más usual ver una camiseta de tirantes que una corbata. Otra cosa es que nuestros nuevos directivos, especialmente los venidos de la capital de reino (con permiso de Humilladero), asuman un poco la idiosincrasia y el carácter de su aficionado, lo que no significa que García Remón cargue el Medinaceli, Moisés Israel salga en un cuarteto con el Libi o Arturo Baldasano lleve una camiseta donde pueda leerse «lo siento pisha, no todo el mundo puede ser Presidente del Cádiz». En esa simbiosis, se echa de menos un mayor papel de las Peñas y, posiblemente, sobran los carnets de honor a personas de nula vinculación con el Cádiz. Para gestos, la grada Macarti ¿Ya! y el partido de Copa, ¿Gratis!. Más vale un estadio lleno que una caja un poco mas vacía de lo que ya está. Continuará.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *