El Cádiz CF cae pero da la cara con el Sevilla FC

Cádiz 0 Sevilla 2

Garrido acabó de capitán tras ser relevado por Barral 

0-2 y la eliminatoria muy cuesta arriba. Eso nadie puede dudarlo, pero también es cierto que el Cádiz, especialmente el que se vio en el segundo tiempo, mereció mucha mejor suerte ante el Sevilla FC, que sobre todo desde que consiguió adelantarse por 0-2 en sus dos primeros disparos a puerta jugó con la inercia de saberse superior y con la consigna de que si no encajaba en Carranza tenía el pase a cuartos asegurado.

No empezó bien el Cádiz. Sufría especialmente por la banda derecha, donde muy pronto pudo verse que Nolito iba a hacer sufrir mucho a Rober Correa en su reaparición. El lateral extremeño, titular, no jugaba desde el 11 de octubre en el viejo Nervión. Quien avisa no es traidor y en una contra de manual, Muriel hizo llevar el balón al extremo zurdo, donde Nolito, abierto, recibió, se perfiló y disparo con su pierna diestra con mucha rapidez al palo defendido por Yáñez. Buena acción la del sanluqueño aunque no es un tanto que suela prodigarse mucho, señal inequívoca de que hubo fallos, tanto de Correa dejándole armar la pierna como del portero catalán cadista por no defender con el acierto exigido su palo.

Pero si puede discutirse el fallo de Correa en el primero, lo que no admite discusión es el error infantil de Brian Oliván minutos después. Ni en los mejores sueños va a encontrarse de la nada Jesús Navas un mano a mano con el portero rival como el que se le presentó esta noche. Fusiló a Yáñez , esta vez por el palo más alejado.

El encuentro, que supuso el estreno de Vicenzo Montella como entrenador palangana, significó también el regreso al once de N’Zonzi. El mediocentro francés estaba apartado del equipo tras una discusión con Berizzo en el descanso del Sevilla-Liverpool del 21 de noviembre.

Tras el descanso, Alvaro Cervera reajustó líneas y el encuentro fue otro. De hecho estuvo más cerca el 1-2 que el 0-3, especialmente en un disparo de Alex Fernández y otro de Aitor García que rozaba a corner el cancerbero Sergio Rico, pero sobre todo cuando detuvo un penal que Salvi Sánchez lanzó con mucha violencia pero poca precisión a su lado derecho. Hubiera sido merecido.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *