Sin Paz: la peor noticia posible


her_cad_02.jpg
Se rompió el muro de Paz.

La rodilla de Abraham Paz ha dicho basta y en el semblante del cadismo ha aparecido un gesto de contrariedad. Nunca es bien aceptada la lesión de un jugador, pero las circunstancias que rodean a la lesión del portuense son especialmente preocupantes para la afición amarilla.Dejando a un lado el análisis de si la lesión se debe al exceso de riesgos tomados con Abraham o si ésta era más o menos previsible, en lo futbolístico, que el Cádiz esté sin Paz los próximos meses es la peor noticia posible por varias razones.Sin lugar a dudas, la línea más débil (con menos efectivos disponibles) de la plantilla amarilla es la defensa. Seis jugadores profesionales para cuatro puestos parecen insuficientes para aguantar toda una temporada. Más aún cuando la defensa es la línea que suele estar más expuesta a sanciones. Para el puesto de central, el Cádiz sólo contaba con tres jugadores profesionales: De Quintana, César Caneda y Abraham Paz. La lesión del último de ellos obliga a la secretaría técnica cadista a hacer en enero lo que se debió hacer en agosto: buscar otro central. Paz no estará durante algunos meses y aguantar este tiempo sólo con César y Ramón parece a todas luces insuficientes.Pero no sólo en cuestión de cantidad es un problema la lesión de Abraham. Con la llegada de Jose González la defensa cadista se había reconstruido sobre la base de la pareja formada por Caneda y Paz. Este último se había mostrado como el jugador más en forma de esa defensa con una auténtica demostración el día que el Valladolid visitó Carranza y Paz anuló completamente al máximo goleador de la Segunda División en el año 2006: Joseba Llorente.

 cad_val_11.jpg
 La defensa se queda coja por el centro. Mala noticia.

Por último y, aunque pueda parecer anecdótico, la ausencia de Abraham Paz se hará notar también en la parcela en la que el Cádiz anda más necesitado: el apartado goleador. El capitán del Cádiz es, curiosamente, el máximo goleador de la plantilla amarilla y sus aportaciones en ataque, a balón parado, se había convertido en fundamentales dada la escasa aportación de los delanteros amarillos.Un cúmulo de factores que sólo pueden hacer reflexionar al Cádiz y pedir que la suerte que nos ha abandonado con la lesión del jugador de El Puerto de Santa María nos visite de alguna otra forma y que cuando, dentro de unos meses, vuelva Paz no estemos esperándolo como agua de mayo.

Autor:JG del Valle

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *