Benito Joanet. Un pasado común


benito_joanet.jpg
Joanet, arriba, en una fecha de laépoca. Hombre serio pero que dejó un gran recuerdo por su profesionalidady buen hacer.

Ascender a Primera no es fácil. Da igual a quien se lo pregunten. Bernardo Schuster, García Remón, Casuco, Pepe Murcia, Abel Resinos, Mendilibar, Emery, el propio Jose González, todos ellos técnicos contrastados, han visto muy cerca la ilusión de vivir un ascenso a Primera División. Por eso es muy complicado encontrar a entrenadores que tengan una hoja de servicios con más de un ascenso. De hecho, y desde que existen 22 equipos están los casos de Miguel Angel Lotina (Numancia y Osasuna) y Manuel Esnal “Mané” (Alavés y Levante). No busquen más… por ahora.Mendilibar, Alcaraz y Emery, que  encabezan la clasificación actualmente eran tres de los más cotizados este verano ¿Cuánto valdría ahora un entrenador con tres ascensos a la primera liga española? ¿Pero realmente existe…? Pues si, la respuesta es afirmativa, además de no desconocida para los cadistas. Se trata de Benito Joanet Jiménez (Barcelona 16-09-1935). La visita del Hércules a Carranza este domingo ha servido de excusa para que nos pusiéramos en contacto con él. Joanet, también entrenador del club alicantino vive ya retirado del fútbol profesional, tras su última ocupación como Secretario técnico del próximo rival del Cádiz. Con la amabilidad y la misma bonhomia de hace más de veinte años, nos ha atendido para recordar su etapa como hacedor del cuarto ascenso amarillo.Benito Joanet llegó al Cádiz en diciembre de 1983. Su debú como entrenador amarillo fue en la jornada 17ª en un Cádiz 3 Real Mallorca 0. Milosevic había sido cesado unos días antes. Pepe Mejías, su hermano Salva y el jerezano Francis marcaron aquel día, casualmente uno de enero de 1984. Pese a no salvar la categoría, Joanet, que ya había ascendido al C.D.Castellón en la temporada 1980-81 (con un prometedor entonces Roberto que ya apuntaba para figura) se quedó como técnico en Segunda División. Entonces se dijo que se había fichado al técnico catalán porque daba “el perfil” de técnico con oficio demostrado y con conocimientos de lo que era vivir en la zona alta de la entonces también llamada división de plata. El objetivo era el ascenso.

 benito_joanet_1.jpg
 Imagen reciente del técnico del IV ascensoFoto: La Voz de Cádiz

De la temporada 84-85 Joanet recuerda con enorme satisfacción la impronta de unos hombres que luego marcaron época en el club cadista. Para Joanet fue fundamental aquella campaña la aportación de los hombres de la casa. En especial sus mejores palabras salen para los Mejías, Amarillo, Dieguito, Escobar, Francis… Eran un ejemplo para todos por su ilusión y ganas que le ponían a los entrenos. Sobre todo también resalta la alegría que transmitían en el vestuario. Benito recuerda con pena como el día del ascenso, a cinco jornadas del final, ocurrió el hecho luctuoso de la muerte del aficionado de tribuna por una bengala lanzada desde preferencia. Todavía Joanet tiene fresco como la plantilla quedó afectada por el accidente que impidió cualquier tipo de celebración. De hecho, y según nos cuenta, fue el propio Irigoyen el que bajó a vestuarios nada más acabado el partido para decir que, pese a perder con el Castellón, otros resultados habían situado al Cádiz en Primera. Nadie había reparado en eso. Joanet no se acordaba de que fue precisamente ese día el que se hizo publica la decisión de que no iba a continuar pese al ascenso. «Todos quedamos muy tocados». Benito Joanet resalta la calidad de aquella plantilla. En especial la velocidad de los Mejías, el sentido del espacio de Dieguito, o la vocación ofensiva de Amarillo en la izquierda. Un plantel que incluso se sobrepuso a la marcha de Mágico González al Valladolid en el mercado de invierno. Y es que como dice Joanet había mucha competencia en la delantera, y Mágico estaba en otra onda. A Joanet no le duelen prendas en reconocer que se equivocó al no seguir en el Cádiz en la 85-86. «Sí, me equivoqué». Era una plantilla que, como luego se demostró con Paquito, podía haberse mantenido en Primera. Había muy buen ambiente, y recuerda la despedida que los jugadores le dieron en el mesón «El Riojano» (salió y lo pagaron ellos, recuerda con especial énfasis). Quizás el desgaste de todo un año, en el que el ascenso incluso llegó a parecer fácil pudo influir para que romper el dúo Irigoyen-Joanet.  De todas formas, Benito volvió a repetir ascenso en el C.D.Tenerife en la 88-89 y tampoco siguió con los chicharreros a la siguiente. Tenía fama de entrenador especialistas en subir a Primera.Tras desearnos el ascenso -es difícil encontrar un sitio como se vive el fútbol en Cádiz- nos pide hagamos llegar sus recuerdos para toda la afición cadista. También en especial para los hermanos Mejias y para Hugo Vaca. «Pasé un año y medio allí inolvidable». joanet.jpgSu ficha: Toda una vida ligada al fútbol Benito Joanet, fue internacional juvenil y portero entre otros de Espanyol, Deportivo de la Coruña y Real Zaragoza durante su etapa como futbolista. Sus inicios en el mundo de los banquillos lo hizo en el filial del Deportivo de la Coruña, en el Fabril (actual Depor B). A ello le siguió un periplo como segundo entrenador del «Bruxo de Arteixo», el admirado Arsenio Iglesias en el banquillo del primer equipo coruñés. Una vez concluida su etapa como segundo, dirigió, entre otros, a Hércules, Castellón, Antequerano, Mallorca, Salamanca, Cádiz, Espanyol y Las Palmas. Actualmente está retirado, siendo el puesto de Secretario Técnico del Hércules su última aportación a una extensísima y brillante carrera.Enlaces relacionados:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *