Verano Calentito

calentito.jpg

Este verano, cuando ya los últimos días de agosto se preparaban para su definitivo adiós, leía en algún medio una encuesta entre los entrenadores de la categoría sobre sus aspirantes a estar en la pelea final por el ascenso.

Recuerdo que todos apostaban por la del Cádiz como una de las plantillas conformadas con esa intención. Eso sí, también recuerdo perfectamente como uno de ellos, segundo entrenador, avisaba del riesgo del “verano calentito”. Argumentaba que la historia en fútbol suele asociar una peor digestión de las derrotas cuando en el verano se ha hablado de más cosas que no fueran la pelota y sus peloteros.

No vamos a engañar a nadie con que este verano en el Cádiz futbolero el Submarino ha tenido varias vías de agua. En pleno mes de julio, hemos estado diez días con dos comandantes, pero sin sensación de mando. Todo parado. Gastón en un hotel, Dani en Sancti Petri, manifestaciones, concentraciones. Mucho daño.

No sé si con más, pero la pasión con la que se vive en el cadismo todo lo que atañe al club amarillo tiene difícil parangón en otros lugares. La afición incluso llegó a dividirse, y aunque a mediados de agosto volvió la normalidad institucional, el verano en el entorno del Carranza no ha sido placentero.

E

videntemente esto es pasado y ya no tiene solución. Es lo que tocó vivir (sufrir) por lo que sólo cabe una lectura: digerirlo bien. El Cádiz ahora está dirigido por otro grupo empresarial, con otras ideas, y con otras personas. Tenían que venir derrotas, una, dos, y esperemos que tarde en llegar la tercera, pero es inevitable que suceda. Si tocan juntas debemos olvidar la lectura del pasado y pensar exclusivamente en el presente como vía de llegar al futuro. La reflexión suele ser la mejor consejera.

También te podría gustar...