El estilo del Sevilla

De simpáticos y antipáticos…sev_cad_01.jpgEn estos últimos años, primero fue el Super Depor, y luego le tomó el relevo el Villarreal, ha habido equipos que desde su modestia en los presupuestos y con una buena política de fichajes se subieron a las barbas de los poderosos de la liga, léase Real Madrid, Atlético de Madrid, F.C Barcelona o Valencia C.F. Pese a tratarse de equipos de otras Comunidades, creo no equivocarme cuando recordamos como todos lamentamos el penalti fallado por Djukic y que le privó de una liga más que merecida al SuperDepor de Arsenio Iglesias. De igual forma todos sentimos como fallo propio el penalti errado por Riquelme y que impidió a los de Villa-Real disputar toda una final de Champions. También como disfrutamos con el petardazo del Dépor en el Bernabeu en el famoso Centenariazo. Anteriormente a estos, nos tendríamos que remontar a las ligas ganadas por los equipos vascos en los ochenta.Todos estos equipos dejaron además de grandes recuerdos por su juego y espectáculo un halo de simpatía, ese que siempre que deja el que desde su inferioridad lucha con todas sus fuerzas y pelea de igual a igual a los grandes históricos de la liga. Es una bendición para huir de la dicotonomía Madrid-Barca. Esa que tantos lustros se ha impuesto en trofeos y campeonatos. Este año, tenemos un nuevo equipo revelación. Del barrio de Nervión, en Sevilla, hay un equipo que no deja de sorprendernos a todos y que se mantiene con paso firme en los puestos más altos en las tres competiciones que disputa este año. Y no es flor de un día, que el año pasado fue Campeón de la UEFA y obtuvo el galardón más honorífico que otra cosa de Mejor Equipo del Año 2006. Pero algo diferencia a este Sevilla de aquellos Ath.Bilbao de Sarabia, Real Sociedad de Arconada, SuperDepor de Bebeto, y Villarreal de Riquelme. Me duele como andaluz que este Sevilla de Kanouté no sea un equipo simpático. Y creo que no estoy solo en mis apreciaciones, ajenas totalmente a rivalidades conocidas. La prepotencia, bravuconería y mal estilo de su Presidente, señor Del Nido; las provocaciones y comportamientos poco edificantes de su delegado señor Cristóbal Soria; las bravatas y marrullerías de algunos de sus jugadores, en especial Javi Navarro, Dani Alves, han ayudado a crear un ambiente casi bélico y hostil entre la afición sevillista en el que parece que vale todo para ganar. El Príncipe de Maquiavelo se ha mudado a Sevilla y se ha hecho palangana. Dan la impresión que quieren ganar por encima de todo. No me gusta ese estilo. No es el estilo además del andaluz, que hacemos amigos allá por donde vamos.

Autor:Tito Martín

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *