Reconocimiento a Roberto Suárez

logo_small_new.gifportada_suarez_nastic.jpgUno de los hombres que no va a continuar en el Cádiz C.F es Roberto Suárez. Cuatro temporadas ha estado entre nosotros el avilesino. Vino con un pan bajo el brazo se podría decir de él. Llegó bajo la recomendación de Alberto Benito, con el que coincidió en el Toledo. Venía tras tener un mal año en el Lleida, club con numerosas deudas económicas. Como Benito, también tuvo su periodo de formación inicial en un filial. Llegó a jugar en el Real Madrid C. Siendo muy joven, Radomir Antic, le dio la oportunidad de debutar en Primera División con el Real Oviedo. Su primer año como cadista fue el que salimos del pozo. Lo jugó todo. El primero en segunda también fue fijo para Jose, a pesar de que Manolo Pérez y Quevedo habían reforzado al equipo. Su última temporada, la del ascenso, volvió a terminar siendo fijo y pieza básica en el equipo que subió a primera. Equilibrio, aplomo, serenidad, rigor táctico, regularidad, sus virtudes más apreciadas. Quedaba por ver como resistiría esta campaña,  su cuarta como cadista.

cadiz_logrones04.jpg
 Suárez le daba el primero a PalaciosFoto: Archivo cadistasfinos.com

Ayer lo supimos. Es ley de vida en el fútbol, como en la vida. Es de los pocos que tiene el privilegio de haber disfrutado de los dos ascensos. A su edad sabe que su final está cerca, el tiempo corre tanto como élUnos deben salir para que otros vengan. Pero en el Cádiz C.F, en su afición, seguro que a Roberto Suárez se le va a recordar para siempre con agrado. Un gran futbolista. Un gol: Quien lo conoce sabe que no es su fuerte. Sólo un gol en cuatro temporadas. Pero qué gol. Por toda la escuadra. Fue en Almería y significaba el empate a uno. Cano, el portero almeriense, ni la olió. Al final se ganó por 1-2. Un pase de gol: Tampoco es su mejor cualidad. Lo suyo siempre ha sido cortar y repartir. Sin embargo, en Segunda B, si pisaba algo más el área. Los aficionados cadistas seguro que se acuerdan del primer gol de Palacios al Logroñés en Carranza. ¿Quién dio el pase atrás, el llamado pase de la muerte?. En aquella recordada liguilla Suárez fue un pulmón. No se perdió un partido y fue fundamental.almeria_cadiz_01.jpg Una jugada tonta: Finalmente quedó en anecdota, pero pudo marcarle. Ocurriá el penúltimo partido de liga ante el Terrassa en Carranza. Había que ganar para llegar vivos a Chapín. Con 1-0 un balón de cabeza atrás suyo dio origen al gol del empate catalán. ¡Tierra, trágame! debió pensar. Luego Sesma y Manolo Pérez dieron la vuelta al partido. Cadistasfinos.com, no como homenaje, pero si como reconocimiento al asturiano, quiere recordar algunas opiniones publicadas sobre el jugador que nos deja. Mucha suerte dónde vayas. Ha sido todo un placer. – Suárez: Vuelve el equilibrio Dos bajitos invenciblesUna arroba fue para él  

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *