El cuarto de abajo le mete tres al cuarto de arriba.

 

 num_cad_01.jpg
 El Cádiz, que estrenó equipación, celebra el tercer tanto de Enrique. Un bloque compacto donde todosbrillaron a un nivel de notable.Foto: cadizcf.com

A la segunda llegó la vencida y el Cádiz volvió a saborear la sonrisa del triunfo. Paradojas que da el fútbol, ambas escuadras estaban marcadas por una fecha. 4 de octubre de 2009.  Sexta jornada de liga. El Numancia perdía 1-3 en su estadio, mientras que el Cádiz de Gracia rentabilizó el gol de Nano en Albacete ganando 0-1.

 

Desde aquel 4 de octubre ni el Cádiz había vuelto a ganar a domicilio en las siete oportunidades que tuve, ni tampoco los rojillos habían hincado la rodilla ante su público. Se cerró el paréntesis y ahora toca abrir otro…

 

Espárrago no sorprendió a nadie. Sacó el once que había trabajado durante la semana. Sólo él sabe si tiene en mente ya el once de los Pajaritos para el corto plazo. El equipo sorprendió de inicio con las ideas muy claras. Evita la circulación por el centro del campo y se siente cómodo buscando las diagonales a bandas y el oxígeno que proporciona Toedtli jugando de espalda. Mansilla y Alvaro Silva pudieron en todo momento con el buen delantero centro que es Iñigo Vélez, mientras que Cifu aburrió a Javi Del Pino y un contenido Cristian no pasó jamás apuros ni con Mario ni con Mikel Alvaro. Tanto fue así que a Arconada sólo le quedó dar instrucciones para que sus hombres dispararan desde fuera del área.

 cadiz_abraham_toleti.jpg
 Abraham y Mariano en el once de Los Pajaritos.

Fundamental fue aguantar el primer arreón local. Hecho esto, el Cádiz poco a poco fue sintiéndose cada vez más cómodo. Casilla estaba muy seguro en el juego áereo y eso también lo notaron sus compañeros. El primer gol recordó mucho al gol de Toedtli al Real Unión en mayo. De nuevo Enrique fue fundamental en su pase al interior del área al primer toque. Mariano, de sutil toque con su derecho desvió lo justo para batir a Edu Navarro. Quedaba mucho pero el equipo transmitía muy buenas sensaciones. Las mismas que se acrecentaron al descanso.

No dio un paso atrás el Cádiz en la reanudación. En contadas ocasiones, pero las llegadas al área del portero aragonés del Numancia eran sinónimo de peligro. López Silva especialmente participativo desde la mediapunta, Nano González y Enrique se movían con mucho sentido. Tanto es así que fueron éstos dos últimos los que se fabricaron el segundo. Marcó el malagueño de un gran disparo con su zurda tras una nueva asistencia del capitán. Quedaba media hora más la prolongación y los tres puntos ya parecían conseguidos.

 

 cadiz_enrique.jpg
 Enrique marcó el tercero y dio los pases del segundo y del tercero. Siempre pudo con Balenziaga al que amargó la tarde.

No cambió el partido tras el segundo. Presión arriba, muy buen trabajo en la destrucción de la inédita pareja Abraham-Ormazábal y mucho cuidado en no perder balones en la zona ancha. Si esto sucedía, el Numancia siempre se encontraba una defensa de cuatro que superar. Los nervios eran para los locales que ya empezaban a vislumbrar que no iban a poder terminar la primera vuelta con 35 puntos. Y es que cuando todo se te pone de cara los rebotes hasta te favorecen. Lo pensó Mansilla recordando Anoeta y no tuvo tiempo Enrique que no desaprovechó el regalo de Edu. Era el 0-3 y el minuto 68. Ver para creer.

 

De aquí al final el partido estuvo marcado por las sanciones del fin de semana anterior. Sancionado Goiria, Arconada no pudo poner a dos delanteros tanques. Optó por la movilidad del marfileño Lago Junior, del debutante Asier, además de poner en el terreno el criterio del veterano Nagore. Por parte de los amarillos, Costa Jorda suplió a Cifu, mientras que Tristán hizo lo propio con Mariano.

 

Anecdótico fue el 1-3. Iñigo Vélez demostró su calidad resolviéndose dentro del área para de fuerte disparo sorprender a Casilla. Faltaban seis minutos y todo estaba hecho. Pero Teixieira Vitienes (que no se atrevió a sacar la segunda amarilla a Dimas en el 44) vio penalti en un forcejeo entre Alvaro Silva con el autor del tanto. Minuto 90 y Barkero, uno de los mejores especialistas no sólo de Segunda sino del todo fútbol español, frente a Casilla. Se intuía una prolonganción de infarto. Paradiña del 17 y parada del 13 fue el desenlace. El balón a saque de esquina que fue sacado sin consecuencias. De aquí al final cuatro minutos que pasaron en un santiamén.

banner_enredados_por_haiti.jpg

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *