El Cádiz supera al Albacete en los penaltis


 yuste.jpg
Un no especialista como Yuste fue el que marcabael penal decisivo. Antes lo fue Aulestia. La parejaque pasará a la historia como vital.

Llegó la hora de la verdad. Tras tres partidos de play-off sin ganar, al Cádiz sólo le valía la victoria para seguir vivo en la pelea por el ascenso a Segunda División. Enfrente, el Albacete Balompié, que contaba con el 0-0 de la ida a su favor. Un 0-0 que impedía que el conjunto amarillo especulara sobre el césped del Ramón de Carranza. En el once cadista, hasta última hora, estuvo la duda sobre si jugaría Pedro Baquero o David De Coz, pues este último terminó con molestias el entrenamiento previo al duelo con el Albacete. Finalmente, el que formó de la partida fue el lateral sevillano. De este modo, jugaron los mismos que visitaron el Carlos Belmonte en el encuentro de ida. El once titular del Cádiz estuvo integrado por Aulestia, De Coz, Murillo, Goikoetxea, Camille, Yuste, Óscar Pérez, Ferreiro, Ikechi Anya, Cases y Juanjo Serrano. El Cádiz quiso meterle intensidad al partido desde el principio, buscando llegar al área de Miguel mediante centros desde la banda derecha. Los manchegos, por su parte, tampoco se amilanaron, y a los dos minutos de juego disfrutaron del primer córner del encuentro. Botado por Rocha, la zaga cadista consiguió defender bien esta jugada. Los amarillos, conforme fueron pasando los minutos, no se encontraban cómodos sobre el terreno de juego. La presión asfixiante del Albacete dificultaba la salida del balón cadista. El Cádiz salía mediante balones en largo buscando a Ikechi, Ferreiro y Cases. Un Cases que a los diez minutos de juego protestó un penalti al colegiado tras caer en el área. Sin embargo, Pérez Pallás no lo señaló debido a que el oriolano exageró en exceso la caída. Poco a poco el Cádiz fue viniéndose arriba, presionando más en el medio campo y procurando llegar a las zonas de peligro. Una buena jugada del Cádiz por la banda derecha, en la que intervinieron Ferreiro, Cases y De Coz, acabó con un centro al área del sevillano buscando a Juanjo Serrano que acabó con falta del extremeño en el intento de remate. Otro centro de De Coz, muy peligroso, acabó en córner tras el despeje de Santamaría. El empuje de los amarillos provocó que el Albacete se quedara embotellado, encerrado atrás. Los manchegos se defendían como podían, pues el Cádiz estaba atacando con mucha intención, tratando de percutir por las bandas y contando con las incorporaciones de los laterales. Mucho mejor en esta faceta De Coz que Camille, que además se mostraba poco contundente en defensa. Mal juego del CádizAdemás de esperar el fallo de Camille en defensa, el Albacete se veía beneficiado de los despejes de la zaga cadista para generar peligro. En las filas manchegas Víctor Curto era el futbolista más peligroso. El balón era del Cádiz, pero el equipo no llegó a tirar ni una sola vez a la portería de Miguel. Fue Ferreiro el primero en probar al guardameta del Albacete, con un tiro forzado pasada la media hora de partido. Camille se redimió de sus errores al salvar, in extremis, un centro peligroso de David Rocha en el área cadista. En el centro del campo el Cádiz hacía aguas por las continuadas pérdidas de balón de Óscar Pérez. Sin embargo, no fue por una pérdida de balón del asturiano, sino de Héctor Yuste, cuando llegó la oportunidad más clara de gol para el Albacete. Candela, tras recibir en el punto de penalti y tras un error en la entrega de Yuste, falló incomprensiblemente con Aulestia prácticamente batido.Los últimos minutos eran del Albacete, que gozaba de las mejores oportunidades. Adriá Granell tuvo un mano a mano con Aulestia que fue desbaratado por el guardameta cadista. El Cádiz estaba agotado, sin fuerzas: muy justo. Tras esta jugada del Albacete, el gallego Pérez Pallás señaló el descanso, al que se llegó con muestras de descontento por parte de la grada de Carranza con el juego de su equipo. Algo más enchufado salió el Cádiz en la segunda mitad, volcando el juego por el costado diestro con las intervenciones de De Coz y Ferreiro. A pesar de esto, el equipo amarillo seguía mostrando las mismas imprecisiones en la entrega del balón, con errores de Óscar Pérez y también, errores en el despeje de la zaga cadista. El Albacete, sin apretar demasiado, se encontraba con balones fáciles de los centrales amarillos que no supo aprovechar. En el minuto cuarenta y nueve Jose González se vio obligado a realizar el primer cambio del partido, después de que Camille se lesionara de gravedad. El francés fue sustituido por Moke, que pasó a actuar en el lateral zurdo. El franco-congoleño no desentonó en esta nueva demarcación, mostrándose participativo y cumpliendo con su papel. Pese al mal juego de su equipo, la afición amarilla estaba volcada, animando sin parar. A la hora de partido Miguel Núñez perdonó, con un tiro desde la frontal y tras recoger un rechace, el gol del Albacete. El Cádiz llegaba a cuentagotas, siempre volcado en la banda derecha. Un centro de Ferreiro se paseó en el área y no fue rematado, por muy poco, por Juanjo Serrano. En el minuto sesenta y cinco Jose González realizó su segundo cambio: Cases dejó su sitio a Dioni Villalba. El oriolano fue pitado por la grada de Carranza, mientras que el malagueño fue ovacionado. Tras una falta demasiado fuerte sobre Curto en la frontal del área, Óscar Pérez vio la primera amarilla del partido. Víctor Curto botó la falta, tirando directamente fuera. Calle, tras el enésimo error en la entrega de Óscar Pérez, se quedó solo con Aulestia, disparando fuera. Respondió el Cádiz por mediación de Ikechi Anya. El escocés remató, dentro del área, un gran centro de David Ferreiro. Sin embargo, no acertó con la portería de Miguel, tirando fuera. Viendo que el partido lo tenía muy de cara, Antonio Gómez realizó su primer cambio en el minuto setenta y dos de partido. Un cambio muy ofensivo: sustituyó a Candela para darle entrada a Sergio Molina. El Cádiz, más entero en el tramo finalEl segundo amonestado en las filas cadistas fue David Ferreiro, por protestarle al árbitro. Adriá Granell volvió a perdonar el gol del Albacete, tras recibir en un saque de banda y disparar desde la frontal del área. Perdonaría, un par de minutos después, Dioni Villalba. El malagueño, desde la frontal y a la media vuelta, disparó fuera por muy poco. A ocho minutos para el final el Albacete volvió a mover pieza: Adriá Granell, que era de los que más estaba incordiando a la zaga cadista, fue sustituido por Raúl Ruiz. Tras el cambio, Calle tuvo un mano a mano con Aulestia, que volvió a ser resuelto, magistralmente, por el cancerbero cadista. Antonio Gómez agotó sus cambios a cuatro minutos para el final, al darle entrada al jerezano Álex Colorado por David Rocha. El Albacete llegó muy justo a los minutos finales, perdiendo todo el tiempo del mundo a la hora de poner el balón en juego. Los manchegos firmaban la prórroga. Por su parte, el Cádiz lo intentaba, pero no conseguía rematar los buenos servicios que tanto Ferreiro como Ikechi ponían desde las bandas. Ninguno de los dos equipos consiguió marcar tras los tres minutos de descuento decretados por Pérez Pallás y, tras el 0-0 final, se llegó a la prórroga. Prórroga

 cadiz_ferreiro_1.png
 Ferreiro marcaba el primero en los penaltis para los amarillos.

Acabó mejor el Cádiz los últimos minutos del segundo tiempo y empezó, también, mucho más enchufado la prórroga. Dioni Villalba, muy participativo, metió un peligroso balón en el área del Albacete que provocó que Miguel despejara a córner. Tras esto, se realizó el tercer y último cambio en las filas amarillas: Bebo Akinsola, ovacionado por la grada, entró por Juanjo Serrano. Otro centro, esta vez de Ferreiro, se paseó por el área manchega sin que ningún jugador cadista rematara. Contestaría el Albacete con un peligroso centro desde la derecha de Víctor Curto, que le ganó la espalda a Moke. Aulestia, muy atento, despejó a córner. Sin embargo, los manchegos estaban muertos, a merced del Cádiz. Dioni Villalba volvió a tener el gol en sus botas, tras rematar al larguero con Miguel ya batido. El primer jugador amonestado del Albacete fue Raúl Ruiz, tras darle con la mano en la mitad del campo cadista. La falta, sacada en largo por Aulestia, acabó con un tiro de Akinsola despejado a córner por Miguel. Seguía llegando el Cádiz con peligro, con intención, ahogando al Albacete pero sin acertar sobre el marco defendido por Miguel. La segunda parte de la prórroga comenzó con una clara ocasión de gol para el Cádiz. Ikechi Anya, desde la izquierda, centró al área, encontrando a Ferreiro. El gallego remató de cabeza, tratando de batir por bajo a Miguel. Sin embargo, el cancerbero del Albacete se mostró muy seguro y consiguió despejar a córner. En los últimos minutos de la prórroga, el Albacete se centró en perder todo el tiempo que podía, para jugárselo todo en la lotería de los penaltis. El Cádiz, que había tenido unos buenos minutos en el tiempo suplementario, no materializó ninguna de sus oportunidades. La loteríaLlegada la lotería de los penaltis, comenzó lanzando el Albacete. El primer jugador en disparar desde los once metros fue Núñez, que lanzó fuera. Llegado el turno del Cádiz, lanzó David Ferreiro: batió a Miguel. Con ventaja para los amarillos, Sergio Molina disparó desde los once metros, batiendo a Aulestia. El segundo penalti del Cádiz corrió a cargo de Jeison Murillo. El colombiano marró la pena máxima, igualando la tanda.El tercer lanzador del Albacete fue Calle, que superó a Aulestia. Con toda la presión para él, Dioni Villalba no falló, igualando a dos. El cuarto penalti del Albacete corrió a cargo de Víctor Curto, que estampó su lanzamiento al palo. Óscar Pérez, especialista amarilla en esta suerte, no falló, poniendo en ventaja al Cádiz otra vez. Álex Colorado no falló, dejando a Yuste toda la presión en el quinto y último lanzamiento. El de Balsapintada, marcó. Con el 4-3, el Cádiz, en los penaltis, logró la clasificación para la tercera y última ronda. twitter-facebook.png

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *