El Cádiz consigue el 0-0 que «fue a buscar» a Albacete


 cadiz_camille_1.jpg
 Camille ocupó el lado izquierdode la zaga en Albacete.

Tras haber sido apartado por el Real Madrid Castilla del ascenso directo, el Cádiz llegaba al Carlos Belmonte para medirse al Albacete, en la segunda eliminatoria del play-off. Los manchegos llegaron a esta segunda ronda del play-off tras doblegar al Orihuela. Un duelo entre dos equipos con un pasado glorioso en el fútbol profesional, al que ansiaban, por encima de todas las cosas, regresar.Para este encuentro, Jose González presentó una variación en el once con respecto al equipo que cayó goleado en Valdebebas. Alexander Goikoetxea desplazaba del equipo titular a Pedro Baquero, que a su vez, le cedía el brazalete de capitán a Óscar Pérez. De este modo, el once cadista en el Carlos Belmonte estuvo integrado por Aulestia, De Coz, Murillo, Goikoetxea, Camille, Héctor Yuste, Óscar Pérez, David Ferreiro, Ikechi Anya, Cases y Juanjo Serrano. Con el inicio del partido pudo verse a un Albacete mejor situado que el Cádiz sobre el terreno de juego, manteniendo el orden atrás y sufriendo con las internadas de Ikechi Anya desde el costado zurdo. El escocés, un auténtico puñal por la izquierda, se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para Noguerol y Alba, aunque se le veía poco acompañado por el resto de sus compañeros.El Albacete, que en el comienzo del choque tuvo algunas dificultades para encontrar a sus dos hombres de banda, Adriá y Tete, acabó encontrando al primero, volcando también en la izquierda sus acometidas en ataque. El primer lanzamiento a portería del partido correspondió al Cádiz: Cases, tras recibir en la banda de De Coz, se fue hasta la frontal del área, donde acabaría disparando por encima del larguero de la portería de Miguel. Peligro del AlbacetePoco a poco el Albacete fue encontrándose más cómodo, y las internadas desde la izquierda, tanto de Adriá como de Zurdo, fueron cristalizando en acciones de peligro. Así, un centro de Adriá en el minuto catorce fue despejado a córner por Murillo antes de que encontrara rematador en el área. Poco después, una buena internada de Zurdo, que encontró un pasillo en la defensa amarilla, no acabó en gol de milagro. El gaditano centró al área, rematando fuera y un poco forzado, Calle. En las filas amarillas sólo Ikechi causaba algo de peligro. Pero estaba demasiado solo y el escocés, solo contra el mundo, acababa tomando las decisiones menos acertadas. Cuando tenía que centrar, se perdía en un mar de regates que le llevaban a desaprovechar la jugada. Cuando tenía que disparar, el escocés no lo hacía, buscando un pase que no era la mejor opción. Después de que el asturiano González Fuentes amonestara a Noguerol y a Jeison Murillo, un centro desde la derecha de Tete se paseó por la línea de gol cadista sin que nadie llegara a rematar. A cinco minutos para el descanso, Tete sería sustituido por Sergio Molina. Tres minutos más tarde llegaría la mejor oportunidad de gol para el Cádiz en todo el encuentro. Tras un buen robo de balón en el centro del campo, Cases metió un pase en profundidad para Ikechi Anya. El escocés le ganó la espalda a Noguerol llegando a pisar el área del Albacete. Ante la salida de Miguel, Ikechi disparó fuera. Nada más reanudarse el encuentro pudo verse a un Albacete más activo, que buscaba con mayor ímpetu a Sergio Molina, que protagonizó un par de jugadas de mucho peligro. La primera ocasión del segundo período llegó en el cuarenta y seis de juego: De Coz falló en un despeje de cabeza en el área y Adriá, de volea, acabó disparando fuera. Llegados al minuto cincuenta de juego, Víctor Curto tuvo dos oportunidades más para los manchegos. La primera, con un tímido disparo desde la frontal que acabó marchándose fuera. La segunda, de volea, tras recoger el despeje de la zaga amarilla de una falta previa botada por Zurdo, que también se marchó fuera. Se veía mucho mejor al Albacete, que combinaba el juego en corto con los desplazamientos en largo de balón, buscando sorprender a un inconmensurable Goikoetxea. Los de amarillo estaban atrás, defendiendo el 0-0 y sin apenas atacar. Más, cuando el bajón de juego de Ikechi Anya se hizo más que notable. El Cádiz solo piensa en defenderQuizás la oportunidad más clara para el Albacete llegaría a la hora de juego. Zurdo, desde la banda izquierda, centró hacia Víctor Curto, que recogió el cuero en la frontal. El jugador manchego, sin pensárselo, lanzó un zapatazo que puso a prueba a Aulestia, que blocó en dos tiempos. En el minuto sesenta y tres el Albacete realizó su segundo cambio: Candela entró en lugar de Zurdo. Poco después, Jose González movería ficha: retiró a Ikechi Anya (que vio la amarilla por perder tiempo antes del cambio) para que entrara Juanse Pegalajar. Un Juanse que, tras la marcha del escocés, recogió el testigo, siendo el encargado de los mejores acercamientos amarillos a las inmediaciones al área de Miguel. A un cuarto de hora para el final, Antonio Gómez agotó los cambios del Albacete, al retirar a Víctor Curto por Javier Herreros.Con la marcha de Curto, su papel lo asumió Rocha. Primero, con un centro desde la derecha que, tras golpear en Camille, se envenenó y se introducía en la portería de Aulestia. Sin embargo, el vasco, muy atento, despejó a una mano. Después, Rocha culminó con un lanzamiento fuera una buena jugada de su equipo. A diez minutos para el final Jose González retiró a un gris Cases para que jugara Bebo Akinsola. Poco después, sería Moke el que ingresara en el terreno de juego, en lugar de un Óscar Pérez que había visto la cartulina amarilla. Con más pena que gloria para el Cádiz se consumieron los últimos minutos de juego, sin llegar a inquietar en ningún momento a Miguel o a su zaga. Así terminó el encuentro, con el 0-0 inicial. Un resultado que beneficia más al Albacete, al que le bastará un empate con goles en Carranza para pasar de ronda.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *