El Cádiz CF se clasificó para la final del LXII Trofeo Carranza

CprTrYGXEAIiKCI.jpg 

El Cádiz CF consiguió clasificarse para la final del LXII Trofeo Carranza tras doblegar al Atlético de Madrid en la tanda de penaltis. Una tanda a la que se llegó después de que tras los 90 minutos reglamentarios ambos equipos empataran a uno. Yannick Carrasco adelantó a los rojiblancos, empatando para el Submarino Amarillo David Sánchez. En la tanda de penaltis, acabó resultando vital la actuación del cancerbero cadista, Alberto Cifuentes.

El encuentro comenzó con bastante igualdad, con dos equipos que en los primeros 10 minutos de juego estuvieron muy equiparados. El Atlético de Madrid tenía la pelota, mientras que el Cádiz CF planteó una línea de presión muy adelantada buscando robar rápido para acercarse a los dominios de Bernabé. Una circunstancia que cambiando a medida que avanzó el partido, siendo el cuadro rojiblanco el que dio mayor sensación de peligrosidad.

Sin embargo, fueron los amarillos los que estuvieron cerca de adelantarse en el marcador, aprovechando un error en la entrega del Atlético de Madrid. Dani Güiza filtró un buen pase en profundidad para Salvi, que tras superar a los defensores rojiblancos, se dispuso a encarar al portero rival. El sanluqueño superó a Bernabé, pero no consiguió marcar: su disparo fue escupido por el poste, sin que ningún compañero pudiera recoger el rechace. La respuesta visitante llegó poco después, con un cabezazo picado de Fernando Torres que acabó atajando Cifuentes. En su siguiente llegada al área cadista, el Atlético de Madrid no perdonó.

En el minuto 12 de juego, los de Diego Simeone consiguieron adelantarse en el marcador, aprovechando una jugada de estrategia que botó Caio. El envío del brasileño fue cabeceado por Augusto Fernández, siendo repelido el lanzamiento por el poste. El rechace, no obstante, le llegó a Yannick Carrasco, que con todo a favor fusiló ante Cifuentes para poner el 0-1 en el Ramón de Carranza.

Con el marcador a favor, el cuadro rojiblanco ganó en confianza, disponiendo de las mejores llegadas del encuentro. El Cádiz CF, por su parte, acusó el golpe, defendiéndose como podía y sin tener mucha fluidez en el juego. Los amarillos no llegaron más al área de Bernabé, teniendo a un solitario Salvi a su principal baluarte en ataque. Asi las cosas, durante el resto del primer acto pudieron verse distintas llegadas del Atlético de Madrid al área cadista, que fueron desbaratadas por Cifuentes. La primera en el minuto 19, con un disparo casi sin ángulo de Santos Borré que el meta cadista logró repeler. Posteriormente, en el minuto 35, Fernando Torres disparó en el área gaditana, impactando su disparo en el cuerpo de Aridane. La última fue un peligroso libre directo ejecutado por Gabi cerca de la frontal, que despejó de puños el portero del Submarino Amarillo.

En el inicio de la segunda parte, el Cádiz CF movió ficha, dando entrada a Abel Gómez, Migue y Aitor. Además, los de Álvaro Cervera parecieron dar un salto al frente, buscando con insistencia el área rojiblanca. Primero, con una buena jugada de Güiza, que a trancas y barrancas logró llevarse el balón hasta caer en el área rival. Posteriormente, con un disparo desde media distancia de Abel Gómez que se marchó por encima del larguero.

Fueron llegadas aisladas, en un segundo período en el que ninguno de los dos equipos tuvo fluidez de ideas. Así, tanto Atlético de Madrid como Cádiz CF llegaron a la portería contraria con timidez, más por errores del contrario que por aciertos propios. En esta fase, Jon Ander Garrido tuvo una buena ocasión en el minuto 73, tras recoger un balón suelto en el área madrileña: su disparo fue blocado, en última instancia, por Bernabé.

La suerte del Cádiz CF cambió en el minuto 88, cuando el colegiado decretó penalti a favor del Submarino Amarillo, después de que Saúl Ñíguez cortara con las manos un centro desde el costado zurdo. El lanzamiento corrió a cargo de David Sánchez, que consiguió superar a Bernabé para empatar el encuentro. El sevillano, con un lanzamiento duro y al centro, consiguió batir al cancerbero rojiblanco. Un gol clave, que permitió al equipo forzar la tanda de penaltis para tratar de acceder a la final del torneo.

En la tanda desde el punto fatídico, el Submarino Amarillo tuvo mayor acierto que su rival, al imponerse por 3-2. Una tanda en la que Alberto Cifuentes estuvo especialmente inspirado, pues detuvo el primer lanzamiento rojiblanco (de Fernando Torres) y el último (de Giménez). Además, Carrasco estrelló el cuarto disparo de los atléticos en el travesaño. Por los amarillos, solo hubo un fallo: de David Sánchez. Antes, habían conseguido marcar su lanzamiento Abel Gómez, Ortuño y Aitor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *