Diego Garrido, ex jugador del CD Lugo, es el último central en llegar

534099_479542255395831_880345621_n.jpgEl pasado doce de junio lo entrevistábamos en Cadistasfinos.com, con motivo de la ida de la eliminatoria entre el CD Lugo y el Cádiz CF. Poco podía imaginar que, mes y medio después, acabaría defendiendo la camiseta cadista. Diego Garrido (Santander, 20-06-1984) llega al Cádiz para reforzar el centro de la zaga. Lo hace a coste cero, después de que la entidad lucense decidiera no renovarle en su andadura en Segunda División. Se trata de un defensor seguro atrás, serio, con buena salida de balón y además, con gol. Debutó en Segunda B en la temporada 2005-2006, en el filial del Racing de Santander. Sería de la mano de Ángel Viadero, en una buena campaña para el filial racinguista, que finalizó en séptima posición en el Grupo II. Garrido finalizó la temporada con veinticinco partidos jugados, todos ellos como titular. Acumuló dos mil minutos de juego, viendo diez tarjetas amarillas y una roja. No tuvo tanta suerte el Racing B en la temporada 2006-2007, en la que acabaría descendiendo a Tercera División, al finalizar como colista en el Grupo II. Garrido volvería a ser fundamental para Ángel Viadero: jugó treinta y cinco partidos de Liga, acumulando dos mil setecientos minutos de juego. Marcó cuatro goles: al Alcorcón, Leganés, Operación Marítima y Gimnástica de Torrelavega. baleares_lugo.jpgCambió, en la temporada 2007-2008, el Grupo II por el Grupo III. Lo hizo para pasar a formar parte del Castelldefels. Un equipo que no pudo eludir el descenso, por muy poco: un punto faltó al conjunto catalán para mantenerse en Segunda B. Allí, Diego Garrido se encontraría con Vinyals, uno de los entrenadores que más marcaron su trayectoria deportiva. Finalizó la temporada con treinta y cinco partidos (tres mil minutos de juego) y tres goles. Marcó contra el Gavá, el Denia y el Lleida.  Recalaría, en la temporada 2008-2009, en el Denia. Esta vez, su equipo conseguiría la permanencia en Segunda B, tras sumar cuarenta y cinco puntos: cuatro más que el descenso. Garrido jugó treinta y tres partidos, marcando dos goles: al Osasuna B y al Alcoyano. También gozó de mucha continuidad en la temporada 2009-2010, cuando firmó por el Racing de Ferrol. El conjunto ferrolano perdería la categoría, tras quedarse a ocho puntos de la salvación. Garrido disputó, en el Racing de Ferrol, treinta y dos partidos. Marcó contra Osasuna B, Compostela y Sestao River. En la temporada 2010-2011 fichó por el Conquense, del Grupo I de Segunda B. En la Fuensanta, Diego Garrido jugó con su compañero del Cádiz, Belencoso. El cuadro manchego lograría la permanencia tras superar, en el play-off, al Caudal. Una eliminatoria en la que Diego Garrido fue titular. Como durante toda la temporada: acumuló treinta y dos partidos. Guadalajara, Vecindario, Atlético de Madrid B y Coruxo fueron sus “víctimas” en el apartado goleador. Su buen papel en Cuenca le valió para recalar en uno de los gallitos del Grupo I: el CD Lugo. Su temporada no fue fácil, pues alternó la titularidad con la suplencia, hasta llegar al play-off de ascenso. En las eliminatorias decisivas, ante Atlético Baleares y Cádiz, Diego Garrido fue indiscutible para Quique Setién. Finalizó la temporada con dieciséis partidos y cuatro goles: al Rayo Vallecano B, al Celta B (un doblete) y al Getafe B. twitter-facebook.png

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *