Cádiz 3 – Rayo Vallecano 6: queda mucho por trabajar


 cadiz_fall.jpg
 Fall, uno de los pocos que disputaba el partido completo. Hacia el primer tanto del Rayo un gol que pudo ser clave en la remontada madrileña.Foto: Ortegacadiz_tomassanchez.jpgEl algecireño Tomás Sánchez, empezó en el lateral izquierdo y terminó en el derecho. Como el resto del equipo de más a menos.No desentonó en absoluto.

Después de que el CD Nacional certificara su pase a la final del Trofeo Carranza tras doblegar a Osasuna, llegó el partido más esperado por todos. El Cádiz-Rayo Vallecano, la segunda semifinal del trofeo de los trofeos, que medía a dos equipos con unos lazos afectivos muy profundos. Tras el primer partido de pretemporada ante el Conil, era la oportunidad de ver, con algo más de rodaje, al nuevo Cádiz de Alberto Monteguado.Un Alberto Monteagudo que alineó, de inicio, a Aulestia, Aitor Núñez, Diego Garrido, Moke, Tomás, Fall, Indiano, Juan Villar, Viyuela, Pablo Sánchez y Belencoso. Un once de circunstancias, donde había bajas por lesión, como las de Francis o Garretas. Tampoco estaba Antonio Guayre, que tenía en este partido una oportunidad de oro para demostrar que tenía un hueco para quedarse en la plantilla amarilla. Comenzó mejor plantado el Rayo Vallecano, aunque sin demostrar una superioridad aplastante. El Cádiz tenía ciertos problemas para sacar el balón jugado hacia adelante, teniendo que apoyarse mucho los centrales en Aulestia para comenzar a jugar. A los trece minutos de juego llegaría la primera jugada de peligro, favorable al Rayo Vallecano. Fue en un lanzamiento de falta botado por Trashorras que remató, cruzado, Delibasic: se acabó yendo fuera, rozando el poste de la portería de Aulestia.Dos minutos más tarde, llegaría el primer gol del Cádiz, que antes había gozado de varios saques de esquina que no supo aprovechar del todo. La jugada nació en un centro desde la derecha de Aitor, en el que Labaka acabaría agarrando a Belencoso en el área. Figueroa Vázquez no lo dudó y señaló penalti. El encargado del lanzamiento fue el capitán, Pablo Sánchez, que dejó a Rubén haciendo la estatua. Lo lanzó con seguridad, de forma magistral, a la escuadra izquierda de la portería vallecana. 1-0. Con el gol, cambiaron las tornas. El Cádiz comenzó a ahogar la salida de balón del Rayo Vallecano, haciendo un gran trabajo tanto en el centro del campo como en los laterales. Tanto Aitor como Tomás destacaron a la hora de robar la pelota y sumarse al ataque. Destacaba también, en la banda izquierda, Juan Viyuela, dejando destellos de calidad que provocaron los aplausos de la grada de Carranza. En el minuto veintidós de juego Belencoso demostró su poderío físico. Un centro de Pablo Sánchez desde la izquierda fue rematado de cabeza por el manchego, en el segundo palo y cuando parecía que Rubén lo tenía fácil para el blocaje. Su remate se marchó alto. No perdonó dos minutos más tarde el ariete amarillo, poniendo el 2-0 en el marcador tras aprovechar un regalo del meta rayista. Poco le duró la alegría al Cádiz, que se veía dos goles arriba ante un equipo de Primera División. Si un regalo de Rubén provocó el segundo tanto amarillo, otro regalo, esta vez de Aulestia, provocó que el Rayo Vallecano recortara distancias en el marcador. El vasco se mostró poco contundente a la hora de despejar un balón en el área, perdiendo el cuero ante la presión de Trashorras. El gallego, dentro del área, buscó el pase de la muerte, encontrando a un Fall que, en el intento de despeje, introdujo el balón en su propia portería. 2-1.Trashorras volvería a demostrar su maestría superada la media hora de juego, cuando un pase suyo dejó solo ante Aulestia a Delibasic. El montenegrino le ganó la espalda a los centrales amarillos y, ante el cancerbero cadista, intentó una vaselina que se marchó fuera. Contestó el Cádiz, por medio de una buena jugada personal de Juan Viyuela. El burgalés, tras un buen cambio de juego de una banda a otra, superó a su marcador e intentó la volea, que se marchó alta.Cuando parecía que el Cádiz, que había llegado a los últimos minutos del primer tiempo justo de fuerzas, iba a llegar con ventaja al descanso, otro buen pase de Trashorras dio un gol al Rayo Vallecano. El gallego, desde muy lejos y tras recibir de Lass, trazó un pase maravilloso buscando a Juli. El delantero rayista sólo tuvo que peinar con la cabeza el balón para superar a Aulestia. 2-2. Tras la reanudación, el Cádiz acabó hundiéndose. En apenas diez minutos, encajó tres goles. El primero en marcar, prácticamente nada más sacar de centro, fue Lass, que batió de tiro cruzado a Aulestia en un mano a mano. Cuatro minutos más tarde, Trashorras volvió a dejar un pase espléndido para que Adrián, solo en el segundo palo, rematara a placer. En el minuto cincuenta y cinco, tras un error de Aitor, Delibasic remató de cabeza en el primer palo un buen centro de Adrián, batiendo a Aulestia. Con el 2-5 en el marcador, el partido estaba resuelto. Sin apenas historia desde muy pronto, el juego se vio además, cortado, por el carrusel de cambios que realizaron ambos equipos. En las filas amarillas se realizaron seis cambios: Dieguito por Pablo Sánchez, Sergio Ortiz por Indiano y Guayre por Juan Villar (en el minuto cincuenta y dos); Sipo y Adrián por Aitor y Belencoso (en el minuto sesenta); Vergara por Viyuela (en el minuto sesenta y cinco)A diez minutos para el final, Tomás tuvo el tercer gol cadista en sus botas, después de plantarse ante Ismael (que sustituyó a Rubén) en el área. El canterano marró el mano a mano, que acabó en córner. En dicho saque de esquina, llegaría el tercero para los amarillos, después de que Adrián Gallardo rematara bien, en el segundo palo, de cabeza. No acabaría así el partido pues, a tres minutos para el final, Sueliton aprovechó otro desbarajuste defensivo del Cádiz para cerrar el set del Rayo Vallecano en la segunda semifinal del Trofeo Carranza. Sin que se llegara al noventa de juego, Figueroa Vázquez decretó el final del partido. Un encuentro en el que el Cádiz dio la cara en la primera parte y en el que se hundió, por completo, en la segunda.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *