Los equipos andaluces de Segunda B superan el problema del aval

cad_luc_07.jpgDesde que el Cádiz no lograra ascender a Segunda División, se temía la llegada del día cinco de junio. El día en que, de acuerdo con la circular número sesenta y cinco de la RFEF, varios equipos de la división de bronce (entre ellos, el Cádiz) debían hacer frente a un aval de entre ciento veinticinco mil y doscientos mil euros para continuar en dicha categoría.   Tras tantos días de incertidumbre, sobre la bocina, el club ha remitido, mediante transferencia bancaria, los doscientos mil euros que el máximo organismo del fútbol nacional exigía para que compitiera en Segunda B en la temporada 2012-2013. Atrás quedan las especulaciones sobre el descenso a Tercera o una posible refundación de la entidad. Por delante, el saber qué pasará con las acciones, que de momento, continúan en manos de Antonio Muñoz.   Los otros andaluces   Otros cuatro equipos andaluces debían presentar el aval para competir en la división de bronce la próxima campaña: Almería B, Lucena, Real Jaén y San Roque de Lepe. Ninguno de ellos descenderá por la vía administrativa, aunque no todos han presentado el aval ante la RFEF. Este es el caso del San Roque y el Real Jaén.   De hecho, el Real Jaén había hecho público, durante la jornada de ayer, su imposibilidad para lograr el aval. Para la entidad jiennense, el hecho de estar en Ley Concursal suponía un impedimento para conseguir préstamos bancarios. Este hecho hace inviable que las entidades bancarias nos dispensen el aval para jugar en el Campeonato Nacional de Liga, comentaron los administradores concursales del Real Jaén.   Por ello, los asesores jurídicos del club presentaron un escrito solicitando que el Real Jaén fuera eximido de hacer frente a dicho aval por encontrarse bajo la Ley Concursal. El juez del Juzgado Mercantil de Jaén, Juan Ignacio Fernández-Amigo, dictó un auto en el que eximía al Real Jaén de presentar el aval exigido en la circular número sesenta y cinco de la RFEF.   Por su parte, el San Roque de Lepe, que ya presentó bastantes problemas para hacer frente a las deudas con sus jugadores, se ha librado de hacer frente al aval por una decisión de la RFEF sorprendente. La entidad aurinegra pasó a manos del Ayuntamiento después de que este avalara a un grupo de aficionados y empresarios locales para hacer frente a dichas deudas. El cumplimiento de este requisito (saldar, a treinta de junio, las deudas con los jugadores) ha sido fundamental para que la RFEF haya eximido al San Roque de Lepe de hacer frente al aval.   Ningún problema para avalar presentaba el Almería B, único de los cuatro andaluces que no debía hacer frente a una cantidad de doscientos mil euros. El filial rojiblanco debía presentar un aval de ciento veinticinco mil euros. Asimismo, desde la entidad almeriense se hizo público que, la próxima campaña, el filial volverá a jugar en el Municipal Juan Rojas, una vez se haga cargo el Almería de los costes de su remodelación.   Tampoco ha presentado problemas para avalar el Lucena, que se vio en esta situación a pesar de haber acabado el ejercicio 2011-2012 con superávit. La mala gestión de los anteriores dueños del club provocó que la RFEF le exigiera el aval para seguir siendo de bronce. El cuadro cordobés, apoyado por la FAF, ha conseguido solventar con éxito el problema. twitter-facebook.png        

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *