Doce años sin que el Sevilla FC rinda visita oficial

Bezares es consolado por Aitor Ocio y Saviola al finalizar el partido.

Prácticamente doce años. Es el tiempo que hace desde que el Sevilla FC no rinde visita al Cádiz CF en partido de competición oficial. Muchísimo tiempo. Era primeros de 2006 cuando en el césped gaditano se vieron las caras hombre como Kanouté, Luiz Fabiano, Jesús Navas, Dani Alves, El Conejo Saviola, Andrés Palop, o Enzo Maresca por citar sólo a los más representativos de una plantilla que entrenada por Juande Ramos empezaba a prepararse para recoger éxitos en la copa de la uefa.

En el Cádiz, dirigidos por Espárrago, afrontaba un partido un tanto atípico, que supuso además el debú en los visitantes del francés Escudé, recién fichado en el mercado de pases de ese invierno. Los cadistas habían vencido 3-2 en enero y ese partido del once de febrero, Jornada 23, se suponía iban a traer a los de Nervión avisados. Así fue, y ya Saviola a los cinco minutos había batido a Armando. Luego, Kepa, Kanouté y el difunto Antonio Puerta redondearon un resultado que cortaba de raíz la buena marcha del equipo cadista que se había truncado unos días antes en Villareal cuando Rafa Rodríguez quiso anularle un gol legal al Cacique Medina.

Varela, De la Cuesta, el Toto Berizzo, Raúl López, Estoyanoff, Benjamín, Bezares, Mirosavljevic, Jonathan Sesma y el Cacique Medina, además del portero de Sopelana fueron el once inicial del Cádiz ante el Sevilla FC en un encuentro que vieron uno de los primeras apariciones de Lucas Lobos en Carranza. También jugaron Fernando Morán y Enrique Ortiz.

Ahora, doce años después casi, se volverán a encontrarse, no en primera división si no en partido de copa del Rey. Una noche en la que no estará Eduardo el Toto Berizzo. El ex cadista recién despedido por el Sevilla FC no podrá reencontrase con un lugar en el que estuvo una temporada y al que llegó avalado por el tándem Espárrago-Soler.

 

Berizzo con Kanoute. El argentino se ha quedado en las puertas de vivir su retorno a Cararnza doce años después.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *