El Cádiz estará en la biografía de Julen Guerrero

logo_small_new.gif

album_bil_cad_01.jpg
 A Limia, el «último gol» de Julen.Foto: Archivo/cadistasfinos.com

El capitán del Athletic Club, Julen Guerrero, anunció hoy que deja la práctica activa del fútbol después de catorce temporadas en el primer equipo de la entidad bilbaína. En una rueda de prensa en la que estuvo acompañado del presidente del club, Fernando Lamikiz, éste adelantó que Guerrero, que tenía contrato hasta junio de 2007, permanecerá dentro del club como entrenador del equipo juvenil de División de Honor. Julen Guerrero, de 32 años de edad, ha jugado 430 partidos con el Athletic, en los que ha marcado 116 goles, y ha sido 43 veces internacional. En su trayectoria, Guerrero ha disputado dos Mundiales (Estados Unidos ’94 y Francia ’98) y una Eurocopa (Inglaterra ’96), y marcando 13 golesjulen1.jpgEl destino ha querido querido guardar un lugar para el Cádiz en la historia de Julen Guerrero.No sólo porque en septiembre de 1992 el entrenador alemán recién fichado por el Athletic Club, Jupp Heynckes, le dio la oportunidad de debutar en Primera. Fue un 6 de septiembre  en San Mamés ante el Cádiz, en un encuentro que finalizó con victoria rojiblanca (2-1), con un gol del propio Julen. Sus biógrafos también hablarán del Athlétic-Cádiz (12 de marzo de 2006) de la segunda vuelta de campaña recién finalizada, como la del «último gol» de Julen como cachorro. 14 años después de aquel primer encuentro con los amarillos. Era el minuto 92 cuando Megía Dávila señalaba córner a favor del Athletic. A esas alturas de partido, y con los rojiblancos con un jugador menos desde el cuarto de hora, el saque de esquina se celebró en San Mamés como si fuese medio gol, al más puro estilo británico.  Julen Guerrero, el sempiterno capitán que había salido escasos minutos antes, quizás para contemporizar y guardar el punto que era de oro para Javi Clemente y los suyos, se dirige a la esquina derecha del fondo sur, de la portería de Ingenieros, a botar el saque de esquina. El portugalujo golpea el balón, y este tras describir una parábola perfecta en el aire va directo a la portería gaditana. Limia, desesperado, ve atónito como el balón le supera y se dirige hacia el poste más lejano. Alejandro Varela también lo ve, y da dos pasos atrás. El alicantino llega tarde y sólo es capaz de meter la mano para impedir que el balón bese la red de Limia. Ni Megía Dávila, ni tampoco ninguno de sus asistentes fueron capaces de ver como el balón había superado la linea de meta. Había sido gol. Varela fue expulsado y el penalti, lanzado por Tiko, tras haber mandado a repetir uno lanzado y convertido por Iraola, significó la derrota amarilla. En el descuento, con muchísima suerte. El córner perfecto titulaba Jon Aguiriano en el Correo del lunes siguiente. Un churro tremendo que le dio mucha vida al Athlétic. Se la dio Julén. Ya no habrá más ocasión para ello tras su retirada.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *