Casilla y Fleurquin ganaron la arroba del ascenso

Hoy es de esos días que a uno le gustaría ser como Roberto Carlos, pero el cantante, y no ese bravo lateral zurdo que nos rompió la ilusión en el Bernabéu, y poder contar, no con un millón de amigos, sino de arrobas para entregarlas a todos y cada uno de los que bravamente se batieron el cobre en el césped y en las gradas del Stadium Gal de Irún.Pero si sobrara alguna de esas arrobas, tras repartirlas en las gradas a los que ,tras soportar algo así como lo que deben ser las torturas de los regímenes donde no impera el estado de derecho, seguían con sus gargantas rotas y sus cuerpos maltrechos tras el palizón de viaje animando a nuestro equipo, y al resto del equipo, estas estarían destinadas a dos jugadores fundamentales en el partido definitivo del ascenso : Kiko Casilla y Andrés Fleurquin. iru_cad_01.jpgFleurquin y Casilla. Eran instantes previos al comienzo. Los dos terminaron siendo los merecedoresde la arroba más importante, la que dio el ascenso. fleurquin_fino.jpgEl arquero domino totalmente el juego aéreo en los balones colgados sobre el área, y se mostro seguro sobre el resbaladizo césped irundarra en los balones que desde lejos le buscaban la ruina. Y si todo esto ya era por si remarcable, contribuyo con 2 paradas sucesivas de Eneko Romo o Juan Domínguez rizando el rizo del más difícil todavía circense , cuando ya se cantaba y se lamentaba a la vez gol en las gradas, a dejar su portería inmaculada lo que nos dio el pasaporte para la gloria.Y Andrés Fleurquin finalizo la competición real, poniendo un magnifico broche de oro a una temporada para enmarcar como jugador. Y es que el bravo capitán ascendió a Mariscal de Campo, en el campo irundarra, sabiendo contener con su colocación, anticipación, dominio absoluto del juego aéreo esos temidos primeros minutos del equipo contraria, en el que un gol en contra hubiese inclinado peligrosamente la contienda a su favor. Suyo fue el centro del campo, apareciendo por todos lados, no dando un balón por perdido y plantando cara y derrochando fuerza y garra frente al fornido equipo vasco. Contagio con su entrega a la afición y al resto del equipo y se adapto como nadie al resbaladizo césped irundarra, convirtiéndose en el mejor de los 26 jugadores que se enfrentaron en el estadio fronterizo.Celebro con rabia y como nadie el ascenso y cumplió con la promesa hecha de devolver al equipo adonde nunca debió salir. Un gran jugador del que nos congratulamos poder seguir contando un año más con el. Como jugador, pero sobre todo como persona. Enhorabuena ¡!!

Autor:JR

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *