Octavo 0-0 del año: injusto y amargo


 cad_sev_05.png
 Una de las muchas ocasiones que no terminaron dentro.

Octavo 0-0 de la temporada el que cosechó el Cádiz contra el Sevilla Atlético. Segundo consecutivo, tras el empate sin goles de la pasada jornada contra el Badajoz. De los doce empates que el equipo de Jose González ha conseguido esta temporada, sólo cuatro han sido con goles. El 66,66% de los empates del Cádiz en esta temporada 2011-2012 han sido a cero; la mitad de ellos, en Carranza.Si a estos ocho empates sin goles, le añadimos las dos derrotas cadistas (en las que ningún jugador de amarillo y azul fue capaz de marcar un solo gol) nos encontramos con diez encuentros en los que el Cádiz no ha marcado. Diez partidos de treinta y dos. O, lo que es lo mismo, en el 31,25% de sus partidos de esta temporada, el Cádiz no ha marcado gol. Y a pesar de ello, es el equipo más anotador del Grupo IV, con cincuenta y tres dianas. Cierto es que, al contrario del encuentro de la pasada jornada, ante el Sevilla Atlético el Cádiz mereció marcar. Generó ocasiones para ello, sobre todo, al comienzo del partido. Tras el pitido inicial del colegiado, el Cádiz fue un ciclón. Internadas de Ikechi desde la izquierda, buenos centros de Ferreiro desde la derecha, remates de Juanjo Serrano Ninguno acertó con el marco defendido por Julián, que se mantuvo bajo los palos del Sevilla Atlético a pesar de la derrota ante La Unión, de la pasada semana. El Cádiz, que entró de lleno en el partido, evidenció una acuciante falta de gol. Gozó de hasta cuatro oportunidades claras para marcar en los primeros diez minutos de partido. El buen juego, en cuanto a ocasiones, exhibido por los amarillos, no obtuvo su recompensa en forma de gol. Una falta de gol que se mantuvo en la segunda mitad, pese a que Jose González dio entrada a Akinsola (que falló una clara ocasión, tras una gran jugada de Camille) El enésimo empate a cero del año deja un regusto amargo, más por el resultado que por la imagen dada. El Cádiz mereció ganar, al Sevilla Atlético. El sabor de este empate a cero es distinto al dejado, por ejemplo, el del Príncipe Felipe de Cáceres. En aquella ocasión, el Cádiz fue muy inferior a su rival. Aquel punto, supo a gloria. Este, sabe a poco: el equipo fue mejor, generó ocasiones y no obtuvo premio. Aunque no es menos cierto que sabe algo mejor porque los rivales del Cádiz también fallaron. Los cañoneros del Grupo IV, a ceroMucho se habló durante la semana del duelo entre Hiroshi y Bebo Akinsola. Los dos máximos artilleros del Grupo IV, frente a frente. El japonés sí fue titular, al contrario que el nigeriano. A pesar de ello, no acertó con la portería de Aulestia. Su equipo lo buscó por medio a base de desplazamientos en largo de balón, pero su bagaje ofensivo fue algo escaso: un disparo desviado dentro del área y un piscinazo, cuando intentaba encarar a Aulestia. Tampoco estuvo muy brillante Akinsola. A la ya mencionada ocasión de gol fallada, hay que añadirle una asistencia a Ferreiro, que el gallego no supo aprovechar. Poco más del nigeriano, en los veinte minutos que jugó.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *