Juan Villar regresó a Segunda B como se fue: marcando

villar.png Juan Villar dejó claro, ante el Loja CD, que es un futbolista llamado a marcar la diferencia esta temporada en Segunda B. Un futbolista de superior categoría, al que la división de bronce se le va a quedar pequeña. El onubense regresó a la tercera categoría del fútbol español tal y como se marchó: marcando goles. Su último partido en Segunda B fue en la temporada 2009-2010, ante el Jerez Industrial. Marcó un hat-trick. Tres temporadas después, Villar volvió a la división de bronce y fue fundamental en la primera victoria del Cádiz en el presente campeonato. Marcaría dos de los tres tantos de los de Monteagudo ante el Loja CD, un debutante en la categoría. Suyo fue el primer gol de la temporada 2012-2013, en el que demostró ser el más listo de la clase. Un centro desde la izquierda de Viyuela, buscando a Belencoso, fue desviado con la mano por un defensor del conjunto lojeño. Mientras sus compañeros reclamaban penalti al colegiado, Villar aprovechó para recoger el rechace y batir a Rafa Avilés de disparo raso. Participó en el segundo tanto de los amarillos, al poner, desde la derecha, el centro al área que culminaría en el gol de Belencoso. Y, finalmente, cerró la cuenta anotadora de los amarillos. Un centro pasado de Dieguito, desde la banda izquierda, le llegó a Juan Villar. El onubense, tras controlar, batió a Rafa Avilés con un disparo duro y cruzado. Tras los pasos de Enrique y Ferreiro Un gran partido de Juan Villar, que además de tener una participación fundamental en los goles del Cádiz, se mostró durante todo el choque incisivo, descarado, generando mucho peligro. Desde el pitido inicial hasta que fue sustituido por Nico Varela, Villar atacó de forma constante. El onubense demostró que esta temporada, una vez más, gran parte del peligro del equipo partirá por la derecha. Y es que han sido dos jugadores de la banda diestra los que más peligro han generado en estas dos últimas temporadas del Cádiz en Segunda B. Juan Villar recoge el testigo de Enrique Ortiz y de David Ferreiro. El extremeño fue el futbolista más desequilibrante de aquel Cádiz 2010-2011, del que acabó como máximo goleador, con doce tantos. Su importancia era tal, que sin él el Cádiz perdió cuatro de los cinco partidos en los que no participó. Por su parte, David Ferreiro pasó a ser una de las grandes referencias ofensivas del Cádiz 2011-2012. Un jugador que mantuvo siempre un rendimiento muy elevado, dando la cara en los momentos importantes de la temporada. El gallego acabaría la Liga con nueve dianas: tercer máximo artillero del equipo. twitter-facebook.png

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *