Timo en la Plaza de Madrid

logo_small_new.gif

 pres_acuna_01.jpg
 17-02-2005. Así fue presentado Acuña. Pronto hará un año. Foto: Web oficial del Cádiz C.F

El conocido «timo de la estampita» consiste en persuadir a alguien para que compre a precio de ganga un paquete de billetes de banco que luego resultan ser recortes de periódico. Suele ser necesaria la presencia mínima de tres personajes: un tonto virtual, poseedor de los billetes que simula confundir con simples estampitas sin valor; un listo de convincente labia que persuade al tercero para aprovecharse de la simpleza del primero; y el tonto real, el timado, el que saca sus ahorros del banco creyendo hacer el negocio de su vida y obteniendo a cambio un montón de papeles inútiles. En un plano muy distinto, en los negocios futbolísticos, en el Paraguay… qué guay también conocen de estas tretas, y han realizado un timo análogo. Como en alguno de los mejores relatos picarescos, de los que abundan en la literatura y la cinematografía hispana, los protagonistas de esta historia ya tienen asignados su papel en la trama: La figura del «tonto virtual» es un proyecto de buen futbolista, humilde de condición y “cabeza de su familia” y que quiere labrarse un porvenir y si es posible cruzando el charco, en busca de la oportunidad de su vida. Este no tiene fajo de papeles envueltos en algunos billetes verdaderos ni falta que le hace, pues a su edad, es un buen bocado para los voraces ojeadores de equipos europeos que ansían una buena pieza para llevarlo a Europa y mostrarlos orgullosos como el cazador que presume de su caza. El «listo» será el encargado, en esta nueva versión, de embaucar con su charlatanería, y predicar las grandes ventajas que le va a reportar al sufrido «primo» el poder disfrutar del juego de esta nueva perla futbolística, un crack en potencia. Muy difícil no le debió resultar al “listo”, los “vendedores” de la pieza, manager sin escrúpulos, resaltar las bondades del jugador, que previamente había destacado en un torneo de futbolistas noveles, pero sin duda ocultando una reglamentación que conocían de que el jugador con 16 años no podía ser inscrito en un club europeo hasta su mayoría de edad. Contaban eso si con la simpleza del tonto real de no conocer las leyes internacionales de traspaso, y que obnubilados por la oportunidad de negocio se dejaron embaucar. El papel de tonto real es de derecho para los dirigentes del Cádiz C.F S.A.D que han dejado muestra una vez más de su incapacidad para este tipo de operaciones. La avaricia rompe el saco, refrán popular, que se les puede aplicar perfectamente al grupo de consejeros, que en un alarde de cadismo, compraron el pase del jugador en la efervescencia del timo, y que muy pronto, cuando el futbolista no podía jugar, y su posición en el mercado se devaluaba se lo “vendieron” al Cádiz Cf, que lleva más de un año “cargando” con ficha y sueldos de un jugador que no juega, ni jugará hasta Junio 2006. Es preciso y obligado hacer notar una presencia vergonzosa, la del paseante que contempla el desarrollo del timo sin atreverse a intervenir: la de los medios de comunicación deportivos locales, que, salvo excepción, han pasado de puntillas por el caso Acuña, y que miran para otro lado, olvidando la objetividad que debía regir sus actuaciones. Afortunadamente para unos pocos, que nos gusta conocer la información, para tener una opinión sobre las cosas, existe Internet, y gracias a la red sabemos lo que nadie se atreve a denunciar. En otra época, lejana en el tiempo, pero cercana en nuestros recuerdos, hubiese sido imposible conocer la verdad. Esta por ver por cierto cómo reaccionará el timado, no sería de extrañar que esta vez, saque un arma y, exasperado, la emprende a tiros con los timadores y los mirones. Que también ha ocurrido a veces en la historia de los timos y las estafas.Enlace relacionado:– Javi Acuña presentado

Autor:Cadictus

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *