Nadie quiere llegar a la final


 cad_slq_01.png
 El gol que pasó a la historia como el primero que le dio a Agné una victoria como entrenador del Cádiz CF

Después de una temporada sumamente convulsa y llena de errores, obstáculos y tropiezos, el Cádiz CF de Raúl Agné afronta los últimos 180 minutos de liga con 45 puntos. Todavía mantiene viva la posibilidad, nada lejana, de acabar noveno, lugar que ocupa el Atlético Sanluqueño con apenas cuatro puntos más. Sin embargo, ya nadie discute que lo único que ocupa y preocupa a la fiel hinchada amarilla y azul es dar carpetazo a una temporada funesta, en la que, por faltar sustos, sobresaltos y desasosiegos, las últimas fechas han traído los sucesos de Manolo Díez y Ramón Blanco dos cadistas machacados por el sufrimiento.Seis puntos por dilucidar les quedan a la plantilla de Raúl Agné. Los números del entrenador aragonés, objetivamente mucho mejores que los de sus antecesores, no han servido todavía para cerrar el círculo de lo que ya es la liga con peores registros de un Cádiz de Segunda B. Las tan frecuentes paradojas del juego redondo de la pelota han aparecido cuando menos se esperaba y los mejores momentos de juego del equipo son los que menos puntos han significado. Precisamente con el Atleti de Sanlúcar, en diciembre, lograba Agné su primera victoria como entrenador del Cádiz. Lo hacía con un solitario gol de Albentosa antes de la media hora. De ahí al final, de más a menos, hasta acabar sufriendo para derrotar al animoso y bien plantado equipo de Pedro Buenaventura. Un triunfo que valió un resoplo de alivio. Cortaba una racha negativa de dos meses sin ganar y de seis partidos sin marcar. La historia por tanto debería repetirse en mayo.Hace casi medio siglo de vida que el Cádiz no visita Sanlúcar en partido de liga. Lo hace además en un momento dulce para los del Bajo Guía. Pero lejos de componendas, más propias de las leyendas que de la realidad, es más que evidente que a los verdiblancos le interesa más que a ningún otro equipo de la categoría la permanencia del Cádiz CF. Se trata de simplemente de sumar intereses. Uno más uno, igual a dos. Los intereses deportivos te llevan a pensar en un futuro todavía lejano donde Villanovense, Arroyo o el mismo Sevilla Atlético serían rivales más que previsibles directos por la permanencia en la 2013-2014. Los intereses económicos, la siempre importante pasta en el fútbol modesto, te hacen pensar en tachar un viaje a Extremadura por uno a la tacita, sin contar con derechos por taquillas. Disquisiciones estas tan válidas como otra cualquiera. Reflexiones en voz alta que son ineludibles en cualquier encuentro, en cualquier momento de la competición, pero que sólo pertenecen al fuero íntimo de cualquier aficionado. Al final, como siempre, todo quedará en lo que decidan sobre el tapete de El Palmar los elegidos por Buenaventura y Agné. El Cádiz CF se juega tres puntos vitales y la intensidad por agarrarlos debe hacerse notar desde el minuto uno hasta el noventa. No queda otra pues que apretar los dientes, ser profesionales y ganar en el campo lo que ha terminado siendo una semifinal por la permanencia. Y es que en Cádiz, por una vez, Nadie quiere llegar a la final.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *