Empate sin goles en Carranza

logo_small_new.gif

2006031920043528_300.jpg
Sesma y De Lucas, en dura pelea. Así fue el partido.Foto: EFE

Quien haya visto el encuentro, seguro que se ha dado cuenta que los dos contendientes de esta tarde en Carranza sufren el mismo problema: El acierto rematador. Así no es de extrañar el marcador de cero a cero con el que un mal Rubinos (su labor merecería capítulo aparte por sus lagunas técnicas) dio por terminado el encuentro. Un sólo punto separaban a ambas escuadras antes del comienzo y así se quedan. Un marcador que cabe considerar justo, pese que ambos contaron con oportunidades para desnivelar la balanza. En especial, un disparo a bocajarro que salvó el llamado de urgencias Bonano. Pero es que su compatriota Ale Limia quiso desquitarse por el churro-corner de Julén y se marcó dos espectaculares palomitas que pudieron hacer mucho daño. Jandró, que entró al poco del descanso, tuvo una clarísima tras una muy buena contra del Alavés. El empate, no obstante, deja mejor sabor de boca a los albiazules, que ven como una semana más pueden dormir fuera de puestos de descenso. El que hubiera vencido hubiera dado un paso importante, que no decisivo cara a la permanencia. El resultado dejan las cosas en suspense. La película continúa el miércoles. Es la película de la salvación, de la que el guión se escribe sobre la marcha.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *