Vergonzosa manita en Valdebebas


rmadb_cad_02.JPG
 Florentino. A su derecha, Juan Jose Pina.Casi todo el Consejo de Administracion del Cadiz estuvo en el palco de Valdebebas. No quisieron perderse la visita a Madrid.

Diez minutos fue lo que le duró el arreón de orgullo a un Cádiz que acabó perdiendo por 5-1 en Valdebebas ante un Real Madrid Castilla, una vez más, insultantemente superior. Los dos últimos goles del filial blanco, absolutamente lamentables por la desidia amarilla. A por una remontada épica y utópica. Ese era el objetivo del Cádiz en su visita al Real Madrid Castilla en la vuelta de la primera eliminatoria de ascenso del play-off de ascenso. Los amarillos debían remontar el 0-3 de Carranza si quería celebrar su ascenso a Segunda División en el feudo del filial madridista. Para este complicado encuentro Jose González viajó con todos sus efectivos, no desvelándose la lista de convocados hasta el final. Los once elegidos por el gaditano fueron Aulestia, De Coz, Baquero, Murillo, Camille, Yuste, Óscar Pérez, David Ferreiro, Ikechi Anya, Cases y Juanjo Serrano. Antes de que diera comienzo el encuentro, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de la esposa del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Los de amarillo comenzaron mucho mejor que el Real Madrid Castilla. Acuciado por la necesidad de marcar un gol rápido, el Cádiz apretó de inicio. Percutiendo por las bandas, con Ferreiro e Ikechi metiendo balones al área. El filial madridista, por su parte, esperaba atrás, viendo cómo sus intentonas en ataque eran abortadas con contundencia por la zaga cadista. A pesar de ello, la primera oportunidad clara de gol fue del Real Madrid Castilla. Mandi, a la contra, metió un buen balón a la espalda de la defensa para Jesé, que tras pisar área disparó. Su lanzamiento, demasiado cruzado, se marchó fuera. Contestó el Cádiz dos minutos más tarde, en un córner botado desde la izquierda por Ferreiro. El gallego se apoyó en corto en Cases, que le devolvió la bola. Ferreiro, tras recortar a Carvajal, centró al área. El balón se paseó cerca de la línea de gol blanca, sin que Baquero acertara a empujarla adentro con la cabeza. La presión cadista y su buen juego duró diez minutos. Lo que tardó Jesé en marcar y dejar imposible todo atisbo de remontada. El canario se aprovechó de un error de Baquero para encarar a Aulestia, aguantar su salida y marcar. 1-0, 4-0 en el global de la eliminatoria. El Cádiz acusó el mazazo y se desentendió del juego. Dejó de llegar a las inmediaciones del área blanca, dejó de intentarlo por las bandas y el encuentro pasó a ser como el de la ida en Carranza. En el doce de juego, Álvaro Morata rozó el gol, tras un pase de Jesé. Sin embargo, el lanzamiento del madrileño se fue fuera por muy poco. En el minuto dieciséis el Cádiz reclamó un penalti tras una caída de Cases con Mandi en el área. El colegiado no lo entendió así y acabó amonestando a Pedro Baquero, por protestar su decisión. Seguía a lo suyo el Real Madrid Castilla y Joselu cerca estuvo de marcar tras una contra de libro. Mandi robo, abrió a la banda a Juanfran, que se la metió a Joselu. El gallego disparó fuera. Pasada la media hora de partido, se señaló un penalti más que dudoso a favor del filial madridista. En una jugada entre Morata y Baquero, el primero se dejó caer en el área. Lo peor ya no fue que el colegiado señalara un penalti que no era, sino que amonestara a Camille, que no había intervenido en la jugada. Se situó en el punto de penalti Joselu, pero acabó marrando la pena máxima: disparó fuera. Tras una buena oportunidad de Juanfran, que encaró a Baquero, pisó área y disparó a las manos de Aulestia, llegó la puntilla del Real Madrid Castilla. El 2-0, obra de Mosquera en un libre directo en el que el cancerbero amarillo falló garrafalmente. Jose González realizó su primer cambio nada más reanudarse el encuentro: Moke ingresó en el terreno de juego en lugar de un Héctor Yuste que ya había sido amonestado en el primer período. El Cádiz protestó un posible penalti tras un choque entre Cases, Iván González y Jesús Fernández. Usón Rosul, colegiado del encuentro, no lo entendió como tal. Fue la última intervención de Cases, sustituido en el minuto cincuenta y tres por Dioni Villalba. Dos minutos más tarde, Joselu, de cabeza y dentro del área, remató a las manos un centro desde la derecha de Juanfran. Joselu, que lo intentó durante todo el encuentro, obtuvo su premio en el minuto cincuenta y seis, tras aprovechar un grandísimo pase a la espalda de la defensa de Mosquera para batir, de tiro raso y cruzado, a Aulestia. 3-0. Tras este gol, Toril sustituyó a Jesé por Álex Fernández. También movió ficha Jose González: Juanse entró por Ferreiro. Una falta botada por Juanse Pegalajar, a la hora de partido, fue rematada fuera, por poco, por Pedro Baquero. Después, Dioni Villalba estampó su lanzamiento al poste de la portería merengue. Después de que Toril agotara sus cambios, llegaría el único tanto del Cádiz en la eliminatoria: De Coz, de tiro raso, en el área, superó a Jesús Fernández. El Real Madrid Castilla quería más y, a siete minutos para el final, logró hacerle una manita al Cádiz. Mosquera, aprovechando que los jugadores del Cádiz protestaban una falta sobre Juanse, hacía el cuarto. Morata, culminando un gran pase de Álex Fernández en el área, hizo el quinto. De este modo, con un 8-1 en el global de la eliminatoria y dando una imagen indigna, el Cádiz quedó apeado del sueño del ascenso ante el Real Madrid Castilla. Por delante, dos eliminatorias para intentar el objetivo, aunque con la moral y la imagen muy dañadas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *