Un abono al 1-0 que da tranquilidad


cad_alg_07.JPG La imagen de Ortega refleja el partido. El senegalés protegiendo el balón y el resultado.Es clave comenzar con buen pie.cad_alg_03.JPGEl once inicial que rompía el maleficio de once años sin ganar dos veces seguidas. 
 

Un gol de Villar nada más comenzar el segundo tiempo sirve para romper la racha de enero de 2002 sin ganar dos partidos ligueros consecutivos en Carranza.

Raúl Agné le está sacando por el momento zumo de puntos al curso acelerado de conocimicnto del grupo IV que empezaba en diciembre y acababa en mayo en Sanlúcar. De hecho ya lo ha dicho varias veces en público. Para él el mejor es el que marca un gol más que el contrario. Una sentencia que casi ha calcado en la doble comparecencia como local para abrir boca liguera. Uno a cero.

Sólo la prudencia de reservar a Perico Picazo privaba al mister de seguir dando confianza al bloque ganador al Guadalara. En su lugar, lo esperado, propició el estreno liguero de Kike López ante su público. Como ocurría hace una semana el Cádiz sabía que era importante mantener la paciencia de que el gol podía caer en cualquier momento, y que para eso era vital seguir firmes atrás. Aún así el equipo tuvo ocasiones más claras que el Algeciras CF, especialmente una acción en ataque de Airam Cabrera que abortaba el linense Merino. Mereció más el Cádiz, que llevó a que el Gato Romero, portero visitante, dejará impronta de buen cancerbero especialmente en las salidas de puños. Por eso cuando Del Olmo pitó el final, el público sabía valorar el esfuerzo y unas sensaciones de juego algo más positivas que en la anterior comparecencia.  

Se podía pensar que Agné se atreviera a dar entrada a Luque tras el descanso. Martins y Nafti, este cargando con una amarilla desde muy pronto, estaban siendo maniatados y costaba trabajo el acarréo del balón a banda. No obstante, no hubo variantes de hombres y era cuestión de ver cómo transcurrían los primeros minutos, algo que en seguido fraguó en una  jugada nacida en la banda izquierda con balón al interior del área que mete Mikel Martins con su pierna izquierda con mucha intención. El balón cruza toda la primera línea y en zona del segundo palo la espera Juan Villar, que esta vez sí, con tremenda violencia engancha un buen disparo que derriba el muro de Romero besando sus redes.

Tras el 1-0, sólo tres minutos tardó Manolo Sanlúcar en buscar el empate con hombres de refresco. El primero cambio, quitar al gaditano Parado para colocar en la zona de creación a Jesús Alfaro. Luego Carlitos Andújar, en el 62’,  relevaba a Ayala para a falta de veinte minutos arriesgarse a poner defensa de tres retirando a Máiquez por el delantero Melchor. Ni mucho menos se volvió loco el Cádiz de Agné. Pese a que quizás la grada esperaba aprovechar los huecos en defensa de Manolo Sanlúcar el Cádiz se siente a gusto en el nadar y guardar la ropa con el marcador a favor. Luque, que entró tras Marquez a la hora de partido, ayudó mucho a ello, contando el oxigeno de refresco que aportaron Gato y Fall, relevos respectivos de Kike López y Martins. Un ofició que se demostró cuando el tiempo de prolongación discurrió prácticamente en el campo del Algeciras.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *