Plácida victoria frente al UD Melilla


cad_mel_02.pngEn el minuto 36 ya ganaba el Cádiz 2-0. El oficio y el orden hizo el resto. cadiz_operez_2.JPG
 Oscar Perez, de penalti, encarrrilaba el triunfo poco después de la media hora. Ikechi había forzado la infracción de la zaga melillense.

Partido de altos vuelos en Carranza, en la única jornada de la temporada que se iba a disputar entre semana. Llegaba al coliseo cadista una Unión Deportiva Melilla en alza, que tras un inicio dubitativo de competición, empezaba a asomar la cabeza a los puestos de honor de la clasificación. Un equipo norteafricano que esperaba repetir el triunfo cosechado la temporada pasada ante el Cádiz.

En los amarillos, muchas eran las incógnitas antes del partido. No hubo convocatoria oficial, de modo que fueron muchas las cábalas sobre el posible once antes de que se disputara el choque. Finalmente, Jose González alineó a Aulestia, De Coz, Jeison Murillo, Baquero, Camille, Óscar Pérez, Héctor Yuste, Ferreiro, Ikechi Anya, Cases y Juanjo Serrano.

El Cádiz empezó el partido avisando, intentando cercar los dominios de Dorronsoro. Ikechi Anya, tras una gran galopada con Javi Moyano, centró al área, buscando el remate de Juanjo Serrano. El de Calamonte no llegó, recogiendo el rechace De Coz. El lateral se la cedió a Ferreiro que, con un centro-chut, superó a Dorronsoro, tras un fallo garrafal e incomprensible del cancerbero. Primero minuto de partido: 1-0.

El encuentro se puso muy de cara para el Cádiz, que siguió buscando la portería de Dorronsoro. Jeison Murillo, con un disparo lejano, probó fortuna, pero no acertó con el marco melillense. A los cinco minutos de partido, Pizarro Gómez amonestó a Ikechi Anya, después de que el escocés interceptara un centro con la mano.

A pesar del golpe, el Melilla no se vino atrás. Campillo, a centro de Rubén Cruz, pudo marcar, pero la zaga cadista acabó despejando a córner. Los norteafricanos trataban de salir tocando desde atrás, haciéndose con la posesión del balón. Sin embargo, la ausencia de una referencia ofensiva clara (pues Edgar, teórico delantero, se dejaba caer a la banda continuamente) lastraba sus aspiraciones de empate. El encuentro estaba abierto, con un Melilla necesitado de ir al ataque y con un Cádiz que iba a disfrutar de muchos espacios.

El Cádiz disfrutó de una doble oportunidad sobre el minuto diez de partido. Primero, tras un centro de Cases al que no llegaron ni Juanjo Serrano ni Ikechi Anya. El rechace lo recogió De Coz, que volvió a asistir a Ikechi. El escocés probó fortuna con un disparo desde la frontal, blocado por Dorronsoro. El Melilla contestó con un disparo de Edgar, que acabó yéndose fuera.

 cadiz_ikechi_4.jpg
 Ikechi forzaba el penaltiSiempre le ganaba la partidaa Javi Moyano.

Murillo se mostró providencial tras cortar un peligroso centro de Edgar, al que podría haber llegado para rematar Campillo. En dicho córner, Aulestia salvó el empate del Melilla, tras detener un remate inapelable de Nino. Pizarro Gómez le perdonó la cartulina amarilla a Solabarrieta, después de que diera al balón con la mano cerca del banquillo cadista.

De penalti, llega el segundo

Los jugadores de ataque del Cádiz mostraban una gran movilidad. Cases e Ikechi alternaban posiciones, desconcertando a la zaga del Melilla. Sobre todo, Ikechi Anya, que hacía lo que quería con los defensores norteafricanos. Ferreiro, a balón parado, causaba estragos: cada córner del gallego ponía a prueba a Dorronsoro. También se mostró muy activo De Coz, que pudo dejar solo a Cases tras un buen centro, que acabó siendo despejado a córner por Mahanan. El Cádiz dominaba el encuentro sin problemas, controlando a un rival que carecía de orden en el mediocampo.

A los treinta y cuatro minutos, el colegiado señaló penalti a favor del Cádiz después de que Mahanan interceptara un centro de Ikechi Anya con la mano en el área. El lanzamiento corrió a cargo de Óscar Pérez, que batió a Dorronsoro. Pero el gol no subió al marcador porque Pizarro Gómez mandó repetirlo. Volvió a lanzarlo Óscar Pérez, que, nuevamente, batía al portero del Melilla. 2-0.

 cadiz_yuste_2.JPG
 Yuste vio amarilla

El Melilla trató de recortar distancias en los últimos minutos del primer tiempo, pero no terminaba de culminar sus jugadas de ataque. Un Melilla al que, además, le sobraba un poco de la agresividad con la que estaba afrontando el partido. Tras una dura entrada sobre Cases que no fue merecedora de falta por el colegiado, se llegó al descanso.

Tras la reanudación, el Cádiz fue quien dispuso de la primera oportunidad para marcar. Juanjo Serrano remató fuera un servicio desde la banda de Cases. El Melilla avisó en una jugada a balón parado botada por Campillo, que fue despejada de cabeza por De Coz antes de que encontrara rematador. En otra falta sacada por Campillo, cerca del pico del área amarilla, Aulestia tuvo que emplearse a fondo y despejar de puños, para evitar el gol.

Sin cambios en el marcador

Parecía haber empezado mejor el Melilla el segundo tiempo. Los norteafricanos buscaron el área amarilla, poniendo cerco a la portería de Aulestia a base de jugadas a balón parado. Rubén Cruz disparó por encima del larguero en el minuto cincuenta y cuatro. Óscar Cano decidió mover ficha, sustituyendo a Nino por Jonathan Granada.

Sin embargo, fue el Cádiz quien pudo hacer el tercero en el minuto sesenta, tras un saque de falta de David Ferreiro que fue peinado por Murillo. El remate del colombiano no fue gol porque se encontró con un inspirado Dorronsoro. Poco después, Dani Fragoso salvó, sobre la línea de gol, el tercer gol del Cádiz: Ikechi Anya culminó una buena jugada personal con un disparo ante el que poco pudo hacer Dorronsoro.

En el minuto sesenta y tres el Melilla realizó su segundo cambio. Raúl García le dejó su sitio a Katxorro. No tardó el técnico melillense en agotar sus cambios. Un cambio muy ofensivo: Solabarrieta (centrocampista) le dejó su sitio a Chota (delantero centro) Jose González realizó, dos minutos después, su primer cambio: Juanse Pegalajar entró en lugar de David Ferreiro.

El jiennense, en la primera pelota que tocó, pudo marcar. Tras un pase en profundidad de Óscar Pérez, Juanjo Serrano asistió a Juanse en el área. Justo cuando iba a disparar, Mahanan despejó a córner. El segundo amonestado en las filas del Melilla fue Rubén Cruz, tras una falta sobre Juanjo en el centro del campo. Poco después, fue Cases quien tuvo el gol en sus botas, tras disparar desde la frontal, pero su lanzamiento se marchó fuera.

Moke fue el segundo futbolista del Cádiz en ingresar en el terreno de juego, en lugar de Óscar Pérez. El partido, totalmente dominado por el equipo amarillo, carecía de ritmo y de ocasiones de gol. En los últimos minutos, Pizarro Gómez le perdonó la expulsión a Javi Moyano, después de que el jugador del Melilla le diera un manotazo en la cara a Cases. Finalmente, Moyano vio la amarilla.

Con menos de cinco minutos por delante, Goikoetxea entró en lugar de Ikechi Anya. Antes del cambio, el Melilla protestó un penalti de De Coz sobre Campillo que no fue señalado por el colegiado. Pizarro Gómez amonestó, de forma incomprensible, a Héctor Yuste, por entender que el murciano estaba perdiendo tiempo.

Katxorro, tras recoger un rechace en el área de Velasco, dispuso de la última oportunidad de gol del Melilla. El partido acabó con victoria cadista por 2-0. Un triunfo cómodo para los amarillos, que salvan el envite ante uno de los equipos más complicados del Grupo IV.

Autor:Belmonte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *