Petróleo en Antequera

Sacar petróleo: Expresión popular que se utiliza para nombrar los desproporcionados resultados que se obtienen de una circunstancia nimia.  El que le toca la lotería con un simple décimo, el paisano al que le recalifican la parcelita agrícola, o… ant_cad_01.jpgEl Cádiz ganó abajo y casi gana arriba con una importante de presencia de cadistas en Preferencia en El MauliFoto: Tito Martín – www.cadistasfinos.com

José Carlos Tello, entrenador del Antequera CF la tenía en mente para recibir al líder: “Una de nuestras armas fuertes es el balón parado y queremos sacar petróleo de esas jugadas». Y fue al revés.

Son las paradojas del fútbol. El que esta vez se convirtió en ingeniero de prospecciones petrolíferas fue Javier Gracia. Para ello sorprendió a casi todo el mundo confiando en un obrero especialista y de alta cualificación para estos menesteres, Roberto Mansilla. Tello había reservado al tanque Burrezo para la ocasión. Este malagueño, repescado del Nerja de 3ª en el mercado de invierno, era junto al central belga Valentín (el defensa más goleador de la liga) y el buen mediocampista “Samu” sus principales armas. No tenía mala pinta el campo de juego. Pero la imagen desde la grada engañaba y pisar el terreno estaba más cercano al hormigón que al césped. Pronto pudo verse que esta circunstancia condicionaría todo el encuentro. El Antequera no hizo jamás uso de su centro del campo. Era prácticamente imposible. El Cádiz tardó en darse cuenta el tiempo en que dos o tres robos de balón cerca del área de Lara se perdieron en el limbo por un mal control. Así transcurrió el primer tiempo. Cuarenta y cinco minutos en los que el Antequera hacía uso de su condición física en defensa para abortar que los cuatro hombres más adelantados del Cádiz pudieran sacar partido a su mayor calidad técnica. Un periodo en el que los dos cancerberos estuvieron prácticamente de convidados de piedra, y donde los despropósitos vencieron a los propósitos de Gracia de tener el balón, control y pase al hueco o al pié. El partido estaba controlado, el Antequera iba a perder fuelle en el segundo periodo y era cuestión de tener paciencia que la ocasión se iba a presentar.Gracia supo rectificar en el segundo periodo. Tener a Caballero en esta tesitura era casi jugar como uno menos. En su lugar salió Manu Barreiro. Pronto llegó el gol. No había que ser adivino, pues estaba cantado que tendría que ser a balón parado. Mansilla pudo marcar pero antes de engatillar la jugada terminó en saque de esquina. A la derecha de Lara, fue López Silva quien lo botaría. Fleurquin, el propio Mansilla, Enrique, Manu, todos pululando en el área. Pero el que apareció fue el de siempre, el más pájaro de equipo. Toedtli peinó lo justo y necesario para sacar petróleo de la primera presencia del Cádiz en Antequera en partido oficial. Y se acabó.

El grande se vistió de chico, ganó con sus armas, trabajó como él y demostró que había tomado buena nota de la receta del imbatible Jaén, 0-1 y para casa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *