Empate en la cumbre

cad_mur_07.jpg

cad_mur_05.jpgLos dos Alvaros. Risto sorprendió dandotitularidad al portero valenciano cadiz_bueno_1.jpg
Bueno marcó de nuevo en Carranza. Esta vez de penalti, y salvó un punto paramantener el liderato.

Duelo de titanes en el Ramón de Carranza. Cádiz y Murcia, dos claros aspirantes al ascenso a final de campaña. Dos puntos separaban en la tabla a cadistas y pimentoneros al inicio de la jornada. Un partido que quizás llegaba demasiado pronto para ambas escuadras, pero que valdría para ver si el trabajo de Vidakovic y Alonso había sido efectivo. Para este importante encuentro Risto Vidakovic alineó a Álvaro Campos bajo palos, con una línea de cuatro defensas formada por Cifuentes, Álvaro Silva, Baquero y Diego Reyes, con Velasco, Jurado, Carlos Caballero y Aarón Bueno en el centro del campo, Fran Cortés como mediapunta y Enrique como hombre más adelantado. Sorprendía la presencia de Álvaro Campos en el equipo titular, del mismo modo que la ausencia de Pachón de la convocatoria. De hecho, no había ningún delantero centro entre los elegidos por el entrenador. Un partido más, el equipo no vistió con su equipación habitual, volviendo a ir completamente de amarillo.Con el pitido inicial del madrileño Pizarro Gómez, se pudo ver un encuentro con muchas imprecisiones por ambos contendientes: mucha lucha, muchos balones por alto, pero poco juego. En el Cádiz destacó Enrique, que volvió a alternar las posiciones de delantero y extremo derecho. Poco a poco el Cádiz logró tranquilizarse y le fue ganando la lucha en el centro del campo al Murcia gracias a Álvaro Jurado, que barría y organizaba el juego amarillo. Ofensivamente el equipo jugó volcado por completo en la banda derecha, donde Cifuentes, Velasco y Enrique inquietaban a la defensa pimentonera. Atrás, el Cádiz jugaba sin complicarse, despejando el balón fuera o retrasándolo para que fuera Álvaro Campos el que iniciara los ataques. Dominio sin inquietar El trivote cadista –pues una vez más Fran Cortés jugó en el centro del campo junto a Jurado y Caballero- logró imponerse al trivote diseñado por el entrenador del Murcia, Iñaki Alonso. Todos los rechaces en el centro del campo eran ganados por Caballero o Fran Cortés, de manera que la organización del contragolpe era más fácil. Pese a este dominio, al Cádiz le faltaba llegar al área de Alberto. La mejor jugada del Cádiz en el primer tiempo llegó tras un saque de banda de Cifuentes desde la banda derecha. El lateral amarillo se la dio a Velasco, que de cabeza pasó el esférico a Enrique, quien también con la cabeza fue capaz de meter el balón en el área del Murcia. Ahí, Aarón Bueno disparó fuera, aunque la jugada había sido invalidada por fuera de juego. Por su parte, el Murcia inquietaba en las jugadas de estrategia, como las faltas o los saques de esquina, que eran muy mal defendidas por los zagueros cadistas. A partir de la media hora de partido el Murcia se estiró, metiendo varios balones en el área del Cádiz. Aarón Bueno realizó el primer disparo a portería del partido, tras recibir un balón suelto en el extremo izquierdo e intentar batir a Alberto con una vaselina lejana, la ver al cancerbero rival adelantado. En estos minutos fue cuando Óscar Sánchez fue amonestado tras cortar un pase de Enrique con la mano. La inseguridad amarilla en las jugadas de estrategia se hizo patente en una falta favorable al Murcia que Baquero, en el despeje, cerca estuvo de marcar en su propia portería. El segundo período fue más movido. Nada más empezar el Murcia se quedó con un jugador menos sobre el terreno de juego después de que Pizarro Gómez expulsara a Luciano. El jugador murciano derribó por la espalda a Enrique, que se había ido hacia el costado zurdo. El colegiado no dudó en expulsar al jugador del Murcia. El Cádiz cambió de costado y volcó su juego a la banda izquierda, a la que se marcharon tanto Enrique como Velasco. Aarón Bueno, el extremo zurdo, estaba desaparecido. Chando adelanta al MurciaSin embargo, fue el Murcia el que, a base de contragolpes, puso más empeño en marcar. Así, Chando lo tuvo muy cerca tras controlar en el área un gran pase de Albiol, pero Baquero se interpuso cuando el atacante iba a disparar. Fue un aviso que pocos minutos después se convirtió en realidad. En un saque de esquina Chando inauguró el marcador ante la pasividad generalizada de los defensores cadistas. Sacó desde la esquina Albiol, prolongó sin oposición Richi de cabeza y en el segundo palo Chando marcó a placer. Ningún jugador del Cádiz defendió bien esa jugada. Chando se iría sustituido poco después, por Kike García. A partir del gol recibido, el Cádiz fue un auténtico “quiero y no puedo”. Es decir, lo intentaba, pero no inquietaba al Murcia. Fallaba en el último pase, en la colocación… Daba una gran sensación de inseguridad y frialdad, que beneficiaba a un rival que con uno menos estaba mandando en el partido. Vidakovic movió ficha y quitó a Jurado y Enrique por David González y López Silva. cad_mur_06.jpgEmpate de penaltiEl Murcia, a medida que pasaban los minutos, basó cada vez más su juego en la pérdida de tiempo. Sin embargo, en el minuto treinta y cinco de partido el Cádiz logró empatar. La jugada nació en las botas de Bueno, que puso un balón en el área que golpeó en un central pimentonero. Velasco luchó la pelota llegando a controlarla, pero fue derribado dentro del área. Penalti. No dudó el colegiado, pese a las airadas protestas de los jugadores del Murcia. El encargado de lanzar la pena máxima fue Aarón Bueno, muy gris, pero que batió de forma magistral a Alberto, lanzando el balón con calma al centro de la portería sin que el cancerbero adivinara sus intenciones. Con el empate el Cádiz se marchó en busca del segundo gol, aunque con demasiada parsimonia, mientras que su rival se encerró atrás y recrudeció su juego duro. El encuentro se convirtió en un carrusel de amonestaciones: vieron la amarilla Caballero, Aguilera, Kike García y Óscar Sánchez. Este último futbolista vio su segunda cartulina del partido y, por lo tanto, también fue expulsado por Pizarro Gómez. El defensor pimentonero se alteró mucho y, tras echar fuera el balón, provocó una tángana. Tampoco se libró de la amarilla el portero Alberto, tras perder tiempo en un saque de puerta. En los cinco minutos de añadido el Cádiz gozó de dos claras ocasiones. La primera, tras un saque de esquina que acabó con un disparo de volea de Cifuentes desde fuera del área que fue despejado a corner por Alberto. La segunda, en un saque de falta de López Silva, que lamió el poste derecho de la portería murciana. Con esta jugada murió el partido, en el que los dos contendientes se repartieron los puntos. Un empate que permite al Cádiz mantener el liderato del Grupo IV una semana más.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *