El Cádiz ganó el partido del ritmo


cambio_cadiz.jpgLópez Silva y Enrique.Una conexión para tres puntos importantes.

El Roquetas contaba el mes de diciembre y lo que corre de enero sin perder. En sus dos últimas salidas había marcado seis goles, repartidos a partes iguales al Granada y al Betis B. Si a todo eso, que ya de por sí presagiaba que además de Roquetas venía un rocoso conjunto, le sumábamos los 2 de 9 con los daba el paseillo inicial el Cádiz, el cóctel era peligroso.Y es que como decía Florit durante esta semana, en esta fase de la liga, ya todos los conjuntos tienen el mismo ritmo de competición: “El ritmo de la segunda B”. Futbol trabado, pegajoso, mucha segunda jugada y poca circulación, con predominio de la estrategia como abrelatas más que ocasional. Dicho esto, el Cádiz ha hecho lo que tenía que hacer, Ganar, con mayúsculas. Tres puntos más que quizás el devenir de la competición, y más cuando esta se vaya acercando a su final, podrían valorarse como una de las victorias más valiosas por lo que ha supuesto. El gol lo anotó Enrique tras una buena jugada y mejor centro de José Marí López da Silva. Fue de lo poco que rompió el ritmo de la segunda B.El onubense, que salió de inició sentando por vez primera a Juanma, supo aprovechar quizás el lado más débil del Roquetas, sus flancos defensivos. Así vino el tanto, tras un preciso cabezazo del extremeño, que se coloca con el gol como segundo máximo goleador amarillo.Nadie duda de que no está fino el Cádiz, pero se ha ganado, sirviendo además para dejar al Poli Ejido dos puntos más alejado, después de que estos fueran sorprendidos por el colista, una Balompédica Linense, que en tres jornadas ha hecho tropezar a los dos primeros. Para que luego digan que hay rivales fáciles.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *