Cuando el oficio no se usa pasan estas cosas

 cadiz_jm_melli.JPG
 Belfortti. Jugó de titulary fue protagonista de la jugada del empate.cadiz_airam_sanlucar.JPGAiram, de héroe a villano.

Un tanto de libre directo desde la frontal del área de Alejandro en el minuto noventa, tiró por la borda un triunfo que ya empezaba a acariciarse con los dedos. De nuevo como ocurriese en San Fernando, Lucena o Albacete, hubo una cuarta vez y los instantes finales del partido se vuelven crueles lanzas. En esta ocasión fue el lateral Verdú quien, por encima de la barrera, llegaba el delirio a las pocas pobladas gradas de El Carpio, lugar donde los mandamases del Córdoba habían perpetrado su particular encerrona.

Poco antes de ese instante, en el ochenta, Airam Cabrera había conseguido lo que parecía inalcanzable, poner al Cádiz por delante en el marcador tras colocar con mucho tino con su pierna izquierda el esférico a la derecha de Sillero, portero del filial. Era un gol que llegaba cuando a priori más daño podía hacer, casi sin tiempo para la reacción local y donde se suponía que los Belfortti, Ceballos, Luque, Martins y demás pondrían sobre la mesa el oficio de cientos de partidos de alta competición que atesoran ante un rival que volvía ver imposible ganar su primer partido en doce oportunidades.

Faltó oficio o faltó el azar. El Cádiz permitió que el partido siguiera vivo hasta el final y si bien puede decirse que la falta que dio origen al empate fue más provocada que real, lo cierto es que con tantos años en el campo no puedes permitir que el partido agonice en tu área. Se permitió y el destino lo castigo con crueldad.

Sobre el partido, reseñar que Agné tuvo que improvisar una defensa inédita en la liga, merced a la retirada por lesión de Fran Pérez a los seis minutos, unido a que Andrés Sánchez tampoco fue de la partida. Así, Dalmáu, Ceballos, Belfortti y Josete, formaron de derecha a izquierda, con la novedad de Josete en el lateral izquierdo y de Ceballos como central diestro, quizás todo para que Belfortti ocupase la demarcación donde mejor se desenvuelve, la de central zurdo. Como ocurriese en tantas visitas, el Cádiz desperdició todo el primer tiempo. Unos primeros cuarenta y cinco minutos que trasncurrió sin apenas ocasiones, aunque la más clara, clarísima, la tuvo el Córdoba B al filo del descanso. Antes Kike Márquez también desperdició de cabeza un buen centro de Kike López.

A la hora de partido, Agné quiso ir por el partido introduciendo a Luque por Nafti. Luego Gato entró por un poco activo Juan Villar, agotando de esta manera los tres cambios. A medida que transcurría el segundo tiempo, el Cádiz fue a más hasta que llegó el tanto de Airam, el verdadero protagonista de la tarde, pues difícilmente va a afrontar un mano a mano con el portero rival como el que tiró al limbo ya con el tiempo cumplido y con uno a uno en el marcador.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *