La complicada situación del Lucena, próximo rival del Cádiz

cad_luc_04.JPG 

La temporada 2014-2015 no está resultando sencilla para el Lucena, ni en el plano deportivo (actualmente se encuentra en descenso) ni en el institucional. Prácticamente desde que comenzó la competición, la plantilla del conjunto cordobés ha presentado problemas a la hora del cobro de sus nóminas. La situación actual es complicada: el equipo acumula cinco meses sin ingresar. A pesar de las acciones tomadas por la plantilla y de las declaraciones realizadas exigiendo una solución al problema, nada de esto ha ocurrido.

A mediados del mes de diciembre, la plantilla planteó una huelga, negándose a entrenar ante las continuas promesas incumplidas por parte de la Junta Directiva. Sin embargo, ante el consejo de la AFE, los futbolistas del plantel lucentino regresaron a los entrenamientos.

En marzo, la plantilla del Lucena dio un paso más, al anunciar que no jugaría su compromiso liguero contra el CD El Palo, correspondiente a la vigésimo octava jornada de Liga en el Grupo IV. Así lo hicieron saber a través de un comunicado de prensa, en un acto conjunto en el que el capitán Antonio Sarmiento actuó como portavoz del grupo. A día de hoy el equipo no está en disposición de ir a competir este próximo domingo en el partido a disputar en El Palo de Málaga.

Durante aquel acto, Antonio Sarmiento reveló que muchos jugadores habían tenido que abandonar su residencia en Lucena por no poder hacer frente a los alquileres y que otros estaban recurriendo a ayudas familiares para poder desplazarse a los entrenamientos y los partidos. Así, el capitán de los lucentinos indicó que desde el plantel estaban «hartos de promesas vacías y falsedades vertidas por el club dirigido por Eduardo Bouzón y Javier Martí». Según el mismo comunicado, había tres futbolistas de la plantilla que habían cobrado por última vez en octubre de 2014; el resto, lo hizo en noviembre.

A pesar de todo ello, la plantilla acabó disputando el duelo contra el CD El Palo. Un partido en el que, además, el Lucena logró hacerse con los tres puntos gracias a un gol de Santacruz, de penalti, en el minuto 36 de juego. Un resultado que, además, sacaba a los cordobeses de los puestos de descenso. La situación económica no mejoró, y desde la plantilla se plantearon diversas iniciativas. Una de ellas, la creación de un abono para los seis últimos compromisos ligueros del equipo en el Ciudad de Lucena, por un importe de 25 euros.

En la trigésimo primera jornada, el Lucena rindió visita al Cartagena: otro conjunto que atraviesa por problemas similares en el plano económico. Antes del encuentro, los dos equipos acordaron una protesta conjunta, para denunciar su situación. En declaraciones a EFE, Pepe Díaz, futbolista del conjunto cordobés lo anunciaba de esta manera: creo que será la primera vez en España que dos equipos no empiezan el partido, ya que nos pondremos de rodillas los dos para que todo el mundo se entere de la situación que padecemos. El partido finalizó con victoria cartagenera por 1-0.

El último episodio se ha vivido esta pasada jornada, cuando la directiva del Villanovense pagó las pizzas que sirvieron de cena para la plantilla del Lucena, tras el duelo entre ambos en el Romero Cuerda. Un partido que acabó costándole el puesto al técnico, Serafín Gil.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *