El Oligafe se quedó en la ciudad deportiva del Betis


 oli_despedida.jpg
 Oli pierde con el Cádizpor 1º vez como entrenador  rival.

El fútbol a veces presenta circunstancias anómalas y dífíciles de explicar. Por ejemplo está el caso de Iñaki Alonso, ahora entrenador del Real Murcia. El mister vasco, en seis oportunidades que ha tenido (con cuatro entrenadores distintos)  todavía no le ha ganado un partido al Cádiz CF. ¿Gafe? Oliverio Alvarez “Oli” rindió quizás las dos mejores temporadas que un delantero centro haya brindado al Cádiz en los últimos quince años. Marcó el gol en Jerez que abrió el camino al V Ascenso y un año antes se reencontró para el fútbol precisamente con Jose González como entrenador de aquel Cádiz 2003-04 que rayó a un gran nivel en su vuelta a 2ºA.Tuvo el pequeño ovetense su oportunidad como entrenador del Cádiz. Seguramente le llegó demasiado pronto. El caso es que desde que dejó al club gaditano, donde se le quiere y tiene en gran estima por gran parte de la afición, Oli estaba haciendo méritos para convertirse en la bestia negra del cadismo cada vez que un equipeo suyo se enfrentaba a sus antiguos colores. El Cádiz de Javier Gracia tuvo que conformarse con un punto doloroso el día en que Oliverio como entrenador del Ecija Balompié hizo tropezar a los amarilos en el San Pablo. Fue la tarde en que Antonio Muñoz arremetió con una plantilla a la que según dijo después sólo quería dar un toque de atención. Pero es que peor fue a la segunda oportunidad. En la primera vuelta de esta temporada. El Betis B de Oliverio se convertía en el primer conjunto capaz de derrotar al Cádiz de Risto Vidakovic. Dice el refranero que no hay dos sin tres… pero esta vez falló. Y se acabó el Oligafe.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *