Antonio Gómez, inquilino del banquillo del Mérida AD en Carranza

El Mérida AD sorprendió poco antes de que se alcanzara el ecuador de la competición, después de anunciar la destitución de Ángel Alcázar. El técnico extremeño, artífice del ascenso de los emeritenses a la categoría de bronce del fútbol español, fue cesado de sus funciones tras la disputa de la decimoctava jornada del campeonato en el Grupo IV de Segunda B. Una decisión sorprendente por parte de la directiva de este recién ascendido, pues el equipo se encontraba en una situación cómoda en la tabla: ocupaba la undécima posición, a seis puntos del descenso.

El elegido por parte de la directiva del Mérida AD para tomar las riendas del club fue Antonio Gómez. El gallego, con un amplio conocimiento de la categoría de bronce a sus espaldas, vivía así su primera experiencia en el Grupo IV de Segunda B. El objetivo, mejorar los números de su predecesor, hasta acabar certificando de forma tranquila la continuidad del club en la división de bronce.

Antonio Gómez comenzó su andadura en los banquillos de Segunda B al frente del Pontevedra, en el curso 1993-1994. Dirigió al conjunto gallego durante tres campañas, afrontando la promoción de ascenso en su segunda temporada, la 1994-1995. Tras poner fin a su aventura en Pasarón, el técnico recaló en el CD Numancia, con el que obtuvo el ascenso a Segunda División en la temporada 1996-1997. Continuó la siguiente campaña al frente del cuadro soriano, dirigiendo 28 encuentros en la categoría de plata.

En la temporada 1998-1999 pasó al Real Valladolid “B”, dirigiendo posteriormente a la Cultural Leonesa. Con este equipo, en el curso 2000-2001, Antonio Gómez disputó su última promoción de ascenso a Segunda División. Su carrera le llevó, más adelante, a dirigir a equipos como Ourense (temporada 2002-2003), Benidorm (temporada 2004-2005), Cultural Leonesa (temporada 2006-2007) y Coruxo (temporadas 2012-2013 y 2013-2014).

Por el momento, ha afrontado 16 partidos en el banquillo del Mérida AD. Con el equipo extremeño debutó en la decimonovena jornada del campeonato, con empate a uno ante el Almería “B”. La victoria se le resistió: no consiguió su primer triunfo hasta la vigésimo tercera jornada, ante el Real Jaén, por 0-1. Su balance en el cuadro extremeño ha sido equilibrado: cinco victorias, seis empates y cinco derrotas. Unos números que buscará mejorar en la trigésimo quinta jornada del campeonato, en la que su equipo visitará al Cádiz CF.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *