Sufrimiento con los grandes

cad_mur_03.jpgEl nefasto octubre realizado por el Cádiz de Risto Vidakovic ha dejado al equipo amarillo, por primera vez en lo que va de temporada, fuera de los puestos de ascenso. Quizás esta situación del equipo no sea demasiado preocupante pues, afortunadamente los grandes rivales no están realizando una temporada demasiado brillante -no hay que olvidar que el invicto Murcia, líder, está sólo tres puntos por encima del Cádiz, que ha caído por tres veces esta campaña- pero debería ser erradicada cuanto antes. Se necesitan soluciones, cambios de sistema, de mentalidad, más trabajo. Es demasiado pronto para pensar en nuevos entrenadores. Hay que confiar en el actual cuerpo técnico, aunque está claro que, si de verdad se aspira a luchar por los puestos cabeceros del Grupo IV –y a luchar después por el ascenso contra los cuatro mejores de los otros tres grupos- deben cambiarse muchas cosas. El equipo debe saltar al campo con otra disposición, con mayor agresividad, siendo más compacto y sufriendo menos. Da la sensación de que este Cádiz está capacitado para derrotar a cualquier equipo, siempre y cuando no sea de la parte alta de la clasificación. Digo esto porque, por el momento, de los cuatro equipos con aspiraciones a los que el Cádiz se ha medido, sólo ha sido capaz de vencer ante el Ceuta. Ha jugado contra el Real Murcia, Betis B, Ceuta y San Roque Lepe. Doce puntos, de los que ha obtenido cuatro: un empate ante un Murcia en inferioridad numérica en un partido francamente malo, y la victoria contra el Ceuta gracias a una acción aislada de Pachón. Ocho puntos son demasiados para dejar escapar con los equipos que, se supone, tienen el mismo nivel que el de Vidakovic. cad_ceu_09.jpgEs cierto que para poder entrar en los play-off de ascenso hay que ganar a los equipos de la mitad baja, pero son los duelos entre los rivales directos los que terminan de perfilar la clasificación final. Con este sistema de competición no es lo mismo quedar primero que segundo. O quedar cuarto que quinto. Son estos duelos directos los que ayudan a perfilar los pequeños detalles y los que ponen a cada equipo en su sitio. Además, cuando llegado el mes de mayo el equipo tenga que enfrentarse a un Lugo, un Leganés o un Éibar, ¿cómo va a afrontar las eliminatorias con garantías si no ha podido con equipos similares en la Liga regular? El Cádiz no puede mantener esa dinámica con los grandes rivales. Debe ser más combativo, más autoritario. Ante Puertollano y Sevilla Atlético la historia no puede volver a repetirse. Antes de ese bloque de duros encuentros –en los que también tocará jugar contra el Melilla- el Cádiz tiene por delante cinco compromisos que debe ganar obligatoriamente. Écija, Lucena, Lorca, Caravaca y Jumilla serán los rivales. Quince puntos, que si logran sumarse al casillero amarillo ayudarían a recobrar la confianza en el proyecto y a afrontar con garantías la visita en diciembre al Puertollano. Hay que ir partido a partido, poco a poco y mejorando los errores. Avanzar y sumar. Demostrar en el campo que este equipo tiene algo más que un nombre histórico y que es eso, un equipo. Por tanto, hay que volver a la senda del triunfo, dando un golpe de autoridad contra el Écija. Ganar y convencer, sin fisuras. Sólo así aumentará la confianza y el equipo estará preparado para afrontar una temporada difícil, más de lo que en inicio se esperaba.

Autor:Belmonte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *