Mario López Fernández-Montes, árbitro del Cádiz-Cartagena

ARBITRO-1.jpg 
Un árbitro de 23 años para recibir al FC Cartagena. Abajo en una instantáneaen Melilla donde ya dirigió al Cádizmel_cad_01.JPG

Mario López Fernández-Montes será el árbitro encargado de dirigir el partido entre Cádiz y Cartagena de esta trigésimo quinta jornada de competición. Un colegiado que ha vivido su debut en la categoría de bronce del fútbol español este curso, estando adscrito al colegio madrileño. Forma parte de una saga de árbitros: su padre, Carlos López Rodríguez, se retiró del arbitraje en activo hace tres años, mientras que su tío paterno también es colegiado.

En la temporada 2006-2007, debutó como árbitro en categoría Juvenil, iniciando una gran trayectoria en el mundo del arbitraje. Desde la temporada 2007-2008 y hasta la 2009-2010, protagonizó varios ascensos de categoría. Al término de esa campaña consiguió el ascenso a Tercera División, tras haber finalizado en primer lugar en la siempre dura Preferente madrileña. Su debut en categoría nacional llegó el 5 de septiembre de 2010, en un encuentro que enfrentó a AD Parla y Vallecas CF. Siete días más tarde, debutó como árbitro asistente en Segunda B, en el duelo que enfrentó en Carranza al Cádiz y al Real Murcia.

Tras haber permanecido durante cuatro temporadas en Tercera División, consiguió el ansiado ascenso a la categoría de bronce del fútbol español al término del curso pasado. Una temporada antes, se quedó a las puertas de arbitrar en Segunda B, pero se vio superado por Muñoz Piedra y Bueno Prieto.

Pese a ello, ya debutó como árbitro la pasada campaña en Segunda B, al sustituir a mitad del encuentro de la vigésimo séptima jornada al árbitro principal, López Puerta, por lesión. En el minuto 66 del partido sentí un dolor agudo en la parte posterior de la pierna derecha, en la zona de los isquiotibiales. El partido estuvo detenido durante cinco minutos, en los cuales recibí atención del fisioterapeuta del equipo local. Comuniqué al delegado que no iba a poder continuar. Me vendaron la zona y el asistente número dos (Mario López Fernández Montes) pasó a ser el árbitro del partido, redactó en el acta López Puerta. El partido acabó con empate a uno.

Esta temporada no había pitado al Cartagena, pero sí al Cádiz. Lo hizo a domicilio, en partido correspondiente a la octava jornada de Liga entre el Melilla y los amarillos, que acabó con 1-1. Mostró un total de siete amarillas: cinco por parte melillense (Guille Roldán, Sufián, Nacho Aznar, Romero y Fernando Currás) y dos por parte cadista (Garrido y Navarrete).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *