Las participaciones del Cádiz CF en la promoción de ascenso

cad_ucaM_07.JPG 

El Cádiz CF afrontará, en la presente temporada, una nueva participación en el play-off de ascenso. Los amarillos lo harán como cuarto clasificado del Grupo IV de Segunda B: una circunstancia en la que ya afrontó la postemporada en los cursos 2002-2003, 2010-2011 y 2013-2014. Ahora, los amarillos intentarán conseguir el tercer ascenso a Segunda División.

La primera participación del equipo en la promoción de ascenso fue en la temporada 1997-1998: por aquel entonces tenía el formato de liguilla. El entrenador aquella campaña fue Ramón Blanco, que consiguió organizar un equipo sólido, sin fisuras y que tenía en Ariel Zárate a su futbolista más destacado. Acabó el Cádiz la fase regular en la tercera posición, tras perder en la última jornada contra el Écija. Era la primera vez que los cadistas optaban a la liguilla de ascenso y el bombo no fue nada benévolo con ellos. El Cádiz quedó encuadrado en un mortífero grupo, junto al Real Madrid B, el Barcelona B y la Cultural Leonesa.

Comenzó la liguilla el Cádiz con mal pie, perdiendo en el Ramón de Carranza ante el Real Madrid B de Miguel Ángel Portugal, en el que jugaban futbolistas como Valbuena (bajo palos), Roberto Rojas, Dorado, Cambiasso o Rivera, que acabaron debutando en el primer equipo y haciendo carrera en el fútbol español con posterioridad. Los amarillos cayeron ante el filial merengue por 0-2, con dos goles de Rivera. En la segunda jornada tocó visitar el Mini Stadi, para medirse al temible Barcelona B. Ese filial azulgrana (que a la postre acabaría siendo quien lograra ascender a Segunda División), contaba con futbolistas de la talla de Arnau, Carles Puyol, Xavi Hernández, Gabri, Mario Rosas, Ferrón, Jofre Mateu o Luis García. A pesar del potencial del Barcelona B, el Cádiz salió airoso del Mini Stadi, tras empatar a cero.

La primera victoria del Cádiz en la liguilla llegó en la tercera jornada, cuando logró vencer en Carranza al Barcelona B. Comenzó adelantándose el filial blaugrana por mediación de un gol de Puyol, pero el Cádiz, gracias a los goles de Zárate y Zafra (por partida doble) le dio la vuelta al marcador. 3-1 quedó ese encuentro, cuyo resultado permitía soñar con el ascenso. El sueño se truncó cuando, en la cuarta jornada, el equipo perdió contra el Real Madrid B. El encuentro se disputó en el Santiago Bernabéu y acabó con resultado de 2-1. Rojas y Rivera (que parecía tenerle cogida la medida a Férez) marcaron por los blancos, recortando distancias para el Cádiz Puente. Los dos últimos encuentros de esa liguilla se disputaron contra la Cultural Leonesa. El primero, jugado en León, acabó con empate a dos. En Carranza se disputó el último encuentro, con victoria clara para el Cádiz: 4-1. Los amarillos, que comenzaron perdiendo, despidieron su primera participación en la fase de ascenso con un abultado triunfo.

Habría que esperar hasta la temporada 2000-2001 para volver a ver al Cádiz pelear por el ascenso. Fue en una temporada convulsa, en la que se rozó la desaparición de la entidad y en la que, a pesar de todas las adversidades, el equipo acabó liderando la clasificación. Era el Cádiz de Carlos Orúe, que fue capaz de acumular diecisiete encuentros sin perder (ganando de forma consecutiva los nueve últimos) Con todos los honores, por tanto, se clasificó el Cádiz para la liguilla de ascenso, quedando encuadrado con Gimnástic de Tarragona, Zamora y Amurrio. La impecable trayectoria de victorias del equipo se truncó en el primer encuentro, cuando perdió en el Nou Stadi contra el Nástic de Tarragona. Fue, además, un marcador excesivo, que terminaría por condicionar las posibilidades de ascenso del Cádiz. 3-1 perdieron los pupilos de Orúe, por culpa de un hat-trick de Castillejo. Duda, en la prolongación, recortó distancias para el Cádiz. En la segunda jornada el Cádiz empató ante su público contra el Zamora. Se adelantaron los castellano-leoneses con un gol de Simón, que fue respondido por un gol de Duda. Volvió a ponerse por delante el Zamora, con gol de Aiert. Diego Ramírez puso el definitivo 2-2 en el marcador. A domicilio, en el zamorano estadio de La Vaguada, logró el Cádiz su primer triunfo de la liguilla: 0-2, con goles de Palacios y Armindo, este último en propia puerta.

Se cumplía, en cuanto a resultados, el mismo patrón que la liguilla que jugó el Cádiz con Ramón Blanco como técnico: una derrota, un empate y una victoria. En la cuarta jornada se recibía al Nástic de Tarragona, con la obligación de vencerle por dos goles para ganarle el goal-average. No hubo suerte pues, pese a ir ganando desde el minuto once, el Cádiz no pudo marcar más goles. 1-0. Contra el Amurrio, en territorio vasco, el Cádiz empató a cero. Llegaba por detrás del Nástic en la clasificación, necesitando doblegar al Amurrio en Carranza y que los tarraconenses perdieran contra el Zamora. El Cádiz cumplió con su parte (2-1, con goles de Abraham Paz y Víctor Vía), pero el Zamora no pudo con el Nástic, que logró ascender empatado a puntos con los cadistas.

Dicen que a la tercera va la vencida, y en el caso del Cádiz así fue. Tras dos intentos fallidos, los amarillos lograron el tan ansiado ascenso de la mano de un joven Jose González. El equipo finaliza la fase regular en la cuarta posición y en la liguilla de ascenso jugará contra el Logroñés, Universidad de Las Palmas y Barcelona B. El estreno del Cádiz en la liguilla rompía la dinámica de las anteriores participaciones: se logró victoria en el primer encuentro. Contra el Logroñés, en Las Gaunas. Comenzaron poniéndose por delante los riojanos, con gol de Jordi. Pero el Cádiz no se dio por vencido. Tras una gran jugada por banda de Palacios, José Luis, de cabeza puso las tablas en el marcador. En el minuto ochenta y ocho Abraham Paz, desde los once metros, superaba a Javi Fernández y certificaba el triunfo cadista en Logroño. El segundo encuentro se jugó en Carranza, contra el Barcelona B. En el filial blaugrana jugaban Jorquera, David Sánchez, Güiza, Trashorras, David García y Nano (estos dos últimos vestirían la camiseta del Cádiz en el futuro) El Cádiz mantuvo su racha triunfal, doblegando al Barcelona B por 2-0. Adelantó a los amarillos Israel, rematando a puerta vacía. El segundo, fue obra de Abraham Paz. Otra vez de penalti, pero esta vez, lanzado a lo “Panenka”. Nada pudo hacer Jorquera para detener el lanzamiento del central cadista.

En el Mini Stadi se disputó el tercer encuentro, que acabó con victoria del Barcelona B por 3-1. El gol del Cádiz fue de Ros en propia puerta y le daba el goal-average particular a los amarillos. En la cuarta jornada tocó recibir al Logroñés. Se adelantó el Cádiz con gol de Palacios al cuarto de hora de partido. Tras una buena jugada por banda, remató y batió a Javi Fernández, llegando desde atrás. Empataría el Logroñés con gol de Varela en propia puerta. Pero el Cádiz no bajó los brazos y a doce para el final, Sambruno volvía a marcar. Las dos últimas jornadas fueron de auténtico infarto. 0-0 empataron en el estadio del Cádiz los amarillos y el Universidad de Las Palmas. 1-1 empataron en Canarias. Sesma adelantaría al Universidad, pero Abraham Paz, de penalti, lograba la igualada. Así, el Cádiz, lograba regresar al fútbol profesional, con un punto más que el Barcelona B.

Posteriormente, el equipo volvió a pelear por el ascenso en la temporada 2008-2009, ya con el actual sistema de ascenso instaurado. Lideró sin problemas el Grupo IV de Segunda B, jugando la eliminatoria de los campeones contra el Real Unión de Irún. La ida de la eliminatoria se jugó en Carranza y el Cádiz, ganó por la mínima. Una gran jugada de estrategia propició que Toedtli marcara gol. La vuelta, jugada en el Stadium Gal, fue controlada por el Cádiz, que llegó a inquietar más a los irundarras de lo que ellos llegaron a inquietar a Casilla. El 0-0 final daba el ascenso al Cádiz. Los amarillos jugaron una eliminatoria más, contra el Cartagena, para dilucidar quién se proclamaría campeón de Segunda B, título recién instaurado. Ganó el Cádiz (1-2 en Cartagena y 1-1 en Cádiz).

La estadía en Segunda División fue breve: apenas una campaña. Así, el equipo disputó el play-off de ascenso por quinta ocasión en su historia en la temporada 2010-2011, tras haber finalizado en cuarta posición en el Grupo IV de Segunda B. El equipo, dirigido por Jose González, acabó cayendo eliminado ante el CD Mirandés. Los amarillos vencieron en la ida en Carranza por 2-0, con goles de Cifuentes y Antonio Moreno. Sin embargo, en la vuelta el cuadro gaditano sucumbió en Anduva por 4-1. Alain Arroyo consiguió igualar la eliminatoria para los rojillos, forzando la prórroga. Sin embargo, Pachón logró el 2-1 para el Cádiz en el minuto 81. En la recta final, los locales consiguieron dos goles más: un autogol de Baquero y otro de Mújika, consiguiendo la clasificación.

Una campaña más tarde, el Cádiz volvió a participar en el play-off de ascenso, tras haber quedado primero en el Grupo IV de Segunda B. Un liderato que el equipo asumió en la penúltima jornada de la primera vuelta y que no soltó hasta el final. En la eliminatoria de los campeones, a los amarillos les tocó bailar con la más fea: el Real Madrid Castilla de Toril. En la ida, los blancos vencieron por 0-3; en la vuelta, por 5-1. El gol del honor cadista fue de De Coz. De este modo, los cadistas tuvieron que buscar el ascenso por el camino largo. En la segunda eliminatoria los gaditanos se enfrentaron al Albacete Balompié, al que derrotaron en la tanda de penaltis en Carranza: la ida acabó con 0-0 y la vuelta, también por ese marcador. Una vez llegado a la tercera eliminatoria, el equipo se enfrentó al CD Lugo. La ida, en el Anxo Carro, se saldó con victoria gallega por 3-1. Un resultado que obligó a los gaditanos a buscar la remontada en Carranza. En aquel duelo en el coliseo cadista, el cuadro amarillo venció por 3-1. Los penaltis acabaron dando el ascenso al conjunto gallego.

Los cadistas no volvieron a participar en el play-off hasta la temporada 2013-2014, cuando acabaron en cuarta posición en el Grupo IV de Segunda B. Antonio Calderón, que había tomado el mando del Submarino Amarillo en la recta final, fue capaz de clasificar al equipo para la postemporada. En la primera eliminatoria, el rival cadista fue el Hospitalet. La ida acabó con 0-0; la vuelta, con victoria catalana por 2-1: los dos goles del conjunto local llegaron en la recta final.

La temporada pasada el ascenso volvió a serle esquivo al Cádiz, que acabó como líder destacado del Grupo IV. En la eliminatoria de los campeones los amarillos fueron derrotados por un marcador global de 2-1 ante el Real Oviedo, que festejó el ascenso en Carranza. Posteriormente, el valor doble de los goles a domicilio dio el pase a los gaditanos hacia la siguiente ronda, tras vencer al Hércules: 2-2. En la eliminatoria final, el equipo cayó ante el Bilbao Athletic, al que no pudo vencer en ninguno de sus dos partidos: 2-0 en la ida y 1-1 en la vuelta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *